06 de noviembre de 2020
06.11.2020
Superdeporte

Racic, Javi Gracia y el cambio natural

Vendido Kondogbia al Atlético y con la sanción por tarjeta roja de Correia, Gracia tiene un problema en el doble pivote y en el lateral derecho

06.11.2020 | 23:54
Racic, Javi Gracia y el cambio natural

Pues con Racic y Soler en el centro del campo, a por el Real Madrid. Vendido Kondogbia al Atlético y con la sanción por tarjeta roja de Correia, Gracia tiene un problema en el doble pivote y en el lateral derecho. El cambio natural es que Wass juegue de defensa y esto obliga al técnico a poner al serbio en el centro del campo. Todo lo que no sea eso, es, para decirlo de alguna manera, inventar. Puede 'inventar' con Jason de lateral derecho e incluso con Lato, que sin ir más lejos la temporada pasada Jaume Costa jugó algunos partidos de lateral derecho, pero si el día del Getafe cuando tienes una necesidad por la expulsión de Correia, básicamente la misma que tienes ante el Real Madrid, echas mano de Racic para poner a Wass de lateral, y Racic lo hace bien, si inventas, estás yendo contra lo más sagrado que tiene que tener un equipo de fútbol: el que lo merece juega. Y ojo que hay muchas maneras de hacer méritos, no todo es que uno lo hace bien y juega o lo hace mal y no juega, que puedes ser el mejor del equipo y llevar cinco partidos malos y el resto del vestuario entiende que tienes que seguir jugando. El asunto de la meritocracia no es tan sencillo, tiene matices y ahí es donde el entrenador ha de mostrar si sabe manejarse. No es el caso de Racic, pero si lo hizo bien ante el Getafe, Gracia está 'obligado' a repetir ante el Real Madrid. Es desde este tipo de decisiones, desde donde puede convertir al Valencia CF en un bloque competitivo.

Silencio...

Esto que van a leer lo escribo sin querer, y lo voy diciendo por ahí pero con la boca pequeña no vaya a ser que luego me explote en los morros, pero pasa que cada vez que hemos jugado contra el Real Madrid y hemos dado por sentado que nos revientan, nos ha ido bien. Y cada vez que vamos con el pecho palomo nos barren en media hora... Pero no se lo digan a nadie.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook