15 de julio de 2018
15.07.2018
15/07/2018

La ilusión del pase

Nada como abrir la carta y ver la mirada de ilusión de tu hijo al ver el murciélago

15.07.2018 | 12:46
La ilusión del pase

Era lunes y todavía no había llegado al buzón de casa el abono ese tan precioso que ha diseñado el Valencia para conmemorar la temporada de su centenario. Se había renovado de manera automática sin que yo lo supiera al tenerlo domiciliado, circunstancia de la que me di cuenta cuando entré a la web del club a renovarlo y, al introducir el código del pase de la temporada anterior, un mensaje me informaba de que ya estaba renovado. Para matarme. Vale que no lo sepa un aficionado que en su día a día, absorbido por sus obligaciones familiares y profesionales, no haya leído el dossier informativo. Pero que no lo supiera yo, que me leí todo de pe a pa para poder informar con rigor en Super Murciélago y en los programas en los que colaboro, tenía delito. El caso es que el pase no llegaba. Empecé a ver por las redes sociales fotos de in sin fin de aficionados valencianistas que empezaban a recibirlo, esa ilusión con la que mostraban el carnet con el murciélago naranja que muchos ya llevamos de fondo de pantalla en el móvil... Me entraron los nervios. Para más inri, mi hijo Marcos me suelta al llegar a casa: «Papá, ¿por qué no llega el pase? Mi amigo Ricardo ya lo tiene». Total, que me obligó a bajar al buzón. Cartas y cartas del banco, de unos grandes almacenes que me felicitan todos los años el cumpleaños con una semana de antelación, propaganda de pintamos tu casa a buen precio...pero el pase no estaba. Fue el miércoles cuando al bajar a pasear a Lubo, mi perro, apareció el sobre con el membrete del Valencia CF en una carta certificada. Es una sensación inexplicable que me acompaña desde hace ya 27 años y que vi plasmada en la cara de mi hijo cuando abrió el sobre y despegó el pase del papel... « Ha comenzado la temporada», pensé.

Maksimovic

Vender a Maksimovic por 5 millones al Getafe es una operación redonda. El jugador serbio llegó a coste cero, y en sus escasas intervenciones con el Valencia la pasada temporada tampoco es que demostrara una calidad como para lamentar su marcha a otro club. Es un buen futbolista, tratado quizás de forma injusta por Marcelino, y que cumplió con nota cuando se le requirió. Pero, ¿5 millones? Con un lazo. No me gusta su destino, el Getafe. Es un club que me cae mal desde la final de Copa de 2008, cuando toda España, rey emérito y Corinna, supongo, incluidos, apoyaron a los azulones en el Calderón. Pero esa opción de recompra que se ha guardado el Valencia me parece que convierte la operación, una vez más, en muy buena a cargo de Mateu Alemany.

Running

El miércoles vimos una imagen que unió las dos grandes pasiones de muchos valencianistas: el running y el Valencia. Marcelino y su cuerpo técnico tuvieron la ocurrencia de llevarse a la plantilla al cauce del Turia para correr por esos caminos que transitamos los que nos da por hacer deporte en la ciudad. Fue una estampa curiosa que pudieron presenciar muchos corredores y corredoras, paseadores y paseadoras de perros, ciclistas o paseantes que en ese momento circulaban por allí. Menudo subidón verte a Kondogbia de cara como le pasó a mi amigo Jordi mientras paseaba a su perra Mica. Ese día, más que nunca, Valencia fue la ciudad del running.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine