Ojos que no ven, corazón que no siente. Christian Gálvez ha tomado una decisión drástica antes de la emisión del primer programa de 'Alta tensión' esta noche en Telecinco. El presentador estrena concurso en Telecinco, pero previamente ha optado por cerrar su perfil de Twitter, en el que cuenta con más de 413.000 seguidores, tal y como ha expresado en un comunicado en la red social.

"Llevo varios días (en realidad, años) en los que trato de buscar las palabras adecuadas para comentaros mi decisión sobre Twitter", comienza escribiendo el presentador, que explica qué le ha llevado a abandonar la red: "Cuando entré aquí, allá por el 2010, prometía ser un lugar muy interesante, un semillero de buen rollo, de compartir cosas en común, de celebrar los éxitos juntos y apoyarnos en los fracasos, esos eventos históricos de los que uno más aprende".

Sin embargo, reconoce que "todo eso se vino abajo muy rápido". Aunque asegura haber "saboreado los aplausos en muchas ocasiones y también he sufrido las críticas", añade: "Cuando uno observa todo esto desde la distancia se da cuenta de que lo que la gente aplaude es una imagen que se han creado de mí". "Muy pocos conocéis a Chris. No a Christian Gálvez, a Chris", afirma tajante.

"Después de tanta tristeza, de tanta muerte a mi alrededor (en mi caso, muchas pérdidas), he decidido ser feliz, disfrutar de lo que hago y no tener siempre presente el cruel termómetro de Twitter sobre mis hombros", reflexiona el conductor, que no cree que Twitter "refleje la realidad" o al menos "no toda".

"Igual soy demasiado optimista, pero este no es un lugar sano", añade el presentador, que prefiere disfrutar del estreno de su nuevo concurso alejado de los comentarios: "Después de tanto tiempo alejado de la tele, quiero volver y disfrutar, ser feliz mientras dure la aventura. Caerán críticas, lloverán comparaciones o alabaréis nuestro trabajo, pero no estaré para leerlo".