Han pasado ya dos semanas desde su ruptura y Tamara Falcó e Iñigo Onieva inician sus nuevas vidas en solitario. Pero para ello antes deben deshacer los vínculos que crearon durante los dos años en los que han mantenido una relación sentimental. El último paso para la marquesa de Griñón ha sido llevarse, lo hizo un hombre de su confianza, varias cajas de la casa que compartía con su pareja en el centro de Madrid. Horas antes, un equipo de mudanzas compuesto por dos operarios acudía a esta misma vivienda para trasladar en una furgoneta las pertenencias del empresario hasta La Moraleja, la exclusiva urbanización en la que vive su madre y en la que se está refugiando tras su mediática ruptura.

Esta vivienda que están vaciando en los últimos días es también el lugar en el que se produjo la ruptura. La noche del viernes 23 de septiembre, tras acudir juntos a la boda de una amiga de la aristócrata, tuvieron una conversación en la que se puso punto y final a la relación al descubrirse una deslealtad de Onieva. Esa misma madrugada el empresario abandonó el domicilio y al día siguiente lo hizo Tamara, ya sin el anillo de compromiso. La marquesa se refugia desde entonces en casa de su madre, donde cuenta con el apoyo de toda su familia. También están muy pendientes sus mejores amigas, que han ido a visitarla.

El apoyo de su círculo íntimo está siendo vital en esta etapa de cambios inesperados para Tamara. Ahora tiene por delante la difícil tarea de recomponerse del doble engaño del hombre con el que estaba dispuesta a pasar el resto de su vida. Un vídeo de Iñigo Onieva besando a otra mujer en un festival este mismo verano destapó la deslealtad, pero el empresario inicialmente negó a la Marquesa (y a los medios de comunicación) que esas imágenes fuesen recientes. Finalmente reconoció su error y envió un comunicado para pedir perdón a su pareja y a la familia Falcó Preysler. Desde que compartió ese texto no ha vuelto a pronunciarse.

Sus palabras en El Hormiguero

Como cada jueves, este 6 de octubre la ganadora de 'MasterChef Celebrity 4' volvió a participar en la tertulia de actualidad del programa de Antena 3. Y como la semana anterior, Pablo Motos le dio la oportunidad de explicarse para calmar el revuelo. Aclarando que le resultaba bastante difícil la situación, aseguró que el vídeo está sacado de contexto. "Estaba hablando sobre mi ex. Yo estaba explicando las razones por las cuales no puedo formar una familia con él. En ningún momento hice ninguna alusión a ningún colectivo LGTBI+, ni nada por el estilo. Nada más lejos de mi intención", señaló.

Aunque reconoce que viendo solo el fragmento en cuestión se puede malinterpretar. Calificándolo de 'circo', la marquesa llegó a la conclusión de que han decidido utilizar esas palabras en su contra. Aún así, entonó el mea culpa en 'prime time'. "Si algún colectivo se ha visto afectado por estas palabras, de verdad que pido disculpas e invito a que veáis el video, que dura nueve minutos". Y sentenció que "es la última vez que hablo de todo esto".