La fruta es un alimento muy delicado que se puede estropear rápidamente por muchos motivos, especialmente debido a las condiciones ambientales, por ejemplo si hace mucho calor, o también si está cerca de otras frutas que están ya estropeadas o contaminadas. Y entre las diferentes frutas que ofrece el mercado, el plátano es una de las más consumidas en el mundo, una excelente fuente de vitaminas, potasio y muchos elementos más que son fantásticos para el organismo, por lo que su consumo diario resulta totalmente saludable. A la hora de elegir un plátano, es muy importante que lo descartes rápidamente si ves un pequeño detalle, ya que es fundamental para que esté en buenas condiciones.

¿De qué se trata? Es habitual que los plátanos siempre se vean con alguna manchita, en la gran mayoría de los casos se trata de manchas sin importancia, pero hay algunas que pueden ser muy peligrosas. Presta mucha atención si ves manchas blancas en la piel de los plátanos, de ser así, tíralos rápidamente, siendo recomendable además tirarlos en un contenedor en la calle y no en tu propia casa, ya que el significado de esas manchas puede suponer un peligro.

Estas manchas en los plátanos, de color blanco y en un tamaño similar a las yemas de los dedos, pueden significar que en su interior hay arañas, por lo que si abres el plátano, todas las arañas irán directamente a ti. Puede parecer irreal, pero lo cierto es que se han dado casos y las historias son realmente preocupantes. Además, siempre que veas manchas sospechosas en los plátanos o en cualquier otra fruta, no sólo debes descartar esa pieza en cuestión, también revisar todas las cercanas para ver si las manchas están en otras y tirarlas también. En estos casos no será suficiente con cortar la parte estropeada y comer el resto, es igualmente peligroso.