El futuro de Erling Haaland no pasa por Dortmund. No al menos a corto o largo plazo. El noruego es uno de los mejores ‘9’ del momento y está llamado a ser una estrella consolidada de los próximos diez o quince años. El PSG es consciente de ello y este pasado verano tanteó la opción de su fichaje por si Mbappé terminaba haciendo las maletas hacia el Real Madrid tal y como desvela ‘La Gazzetta dello Sport’. No ocurrió, pero las conversaciones sembradas pueden dar sus frutos el próximo verano.

El principal impedimento con el que se topó el cuadro parisino fue Mino Raiola. El agente del futbolista pidió que en caso de darse el fichaje Haaland éste tuviera un salario de 50 millones de euros. Su argumento es que el PSG pagaría por él una cláusula estipulada entre los 75 y 90 ‘kilos’ cuando el precio de mercado real del futbolista es de 120. De esta forma, lo ahorrado en el traspaso se pagaría con una ficha astronómica y de auténtico crack.

A pesar de las exigencias de Raiola, su relación con el PSG es buena. Este mismo verano el club ya vivió un caso parecido con Donnarumma. El joven meta llegó libre del Milan con un salario de ocho millones fijos que con variables podría ascender hasta los doce. Unos buenos emolumentos gracias a su bajo coste -gratis- de traspaso. El PSG sabe cómo se las gasta Raiola y ya conoce lo que deberá invertir si quiere hacerse con Haaland, algo que va supeditado a la continuidad o no de Mbappé en París.

Espera el rennes 

Por ahora el galo no se moja sobre su futuro y no parece infeliz con Pochettino. Después de la primera gran noche europea al ganar al City (2-0) junto con Messi y Neymar, se espera que los tres sean de la partida mañana en la visita al Rennes. Juan Bernat, Sergio Ramos y Gharbi son baja para el líder destacado de la Ligue 1.