El derbi londinense entre el Chelsea y el Tottenham no solo dejó un gran partido de fútbol y mucha emoción: también saltaron chispas. Thomas Tuchel y Antonio Conte, los entrenadores de ambos equipos, tuvieron un importante encontronazo en el saludo tras el pitido final. Tuvieron que ser separados.

Todo venía de un primer gesto polémico por parte de Antonio Conte, que se acercó a celebrar el primer gol de los Spurs delante de Tuchel y el resto del banquillo del Chelsea. El alemán recriminó la actitud al italiano, con pasado 'blue', y tuvieron que intervenir el cuarto árbitro y algunos miembros de ambos equipos.

Ambos llegaron muy calientes al saludo final y tuvieron un tenso apretón de manos que acabó con los dos técnicos cara a cara intercambiando palabras. Decenas de personas se unieron al barullo y tuvieron que separarlos para que el enganchón no acabase en algo más.