Carlos Soler se lamentó de la derrota en la final ante Brasil, pero prefiere pasar página rápido y poner en valor la plata, aunque admite que hubiera sido más justo que la final olímpica se decidiera en los penaltis. "Creo que durante el partido, tanto ellos como nosotros hubiéramos sido justos vencedores, y por eso unos penaltis hubieran sido lo más justo... Pero se han adelantado al final del partido y ya ha sido casi imposible de remontar", dijo el centrocampista del Valencia CF en zona mixta tras el encuentro.

Soler destacó la necesidad de "darle el valor que tiene la plata lograda y seguro que con el tiempo se le dará", aunque se mostró comprensivo con la frustración que puedan sentir tanto los propios jugadores como los aficionados.

"Al final esto es algo que tienen pocos jugadores españoles en la historia", dijo Soler sobre el segundo puesto logrado por la selección. "Venir a los Juegos y hacer plata no ha sido sencillo, ha habido muchas circunstancias, lesiones, muchos viajes, no hemos salido del hotel en 40 días... eso al final la cabeza también lo sufre", dijo Soler.

El centrocampista también destacó la importancia de "mirar adelante" y afirmó que "la selección tiene mucho futuro y va al Mundial con todo" tras su buen papel en la Eurocopa y en Tokio.

Soler desveló parte de la conversación que tuvieron los jugadores con el cuerpo técnico y con el presidente de la Federación, Luis Rubiales, en el corrillo que formaron tras el encuentro.

"Nos dijeron que no tuviéramos la cabeza baja sino todo lo contrario, la cabeza alta y a valorar la plata. Que cuando subiéramos al podio lo hiciéramos con una sonrisa porque nos lo merecemos", señaló