La provincia de Zamora sufre una alta tasa de desapariciones involuntarias en el mundo rural, producto de la despoblación y la avanzada edad en los pueblos. La Guardia Civil ha abordado esta lastra en las primeras jornadas sobre esta problemática, un primer paso fundamental para sensibilizar a instituciones y sociedad civil sobre cómo actuar ante la sospecha de una posible desaparición. Al frente de este objetivo se encuentra el jefe del cuerpo en Zamora, Héctor Dávid Pulido, que tilda este asunto como “prioritario” para la Comandancia.

Su comandancia celebró las primeras jornadas sobre desapariciones involuntarias el pasado marzo, ¿se cumplieron los objetivos?

Estamos satisfechos. Cuando marcamos las jornadas teníamos un doble objetivo, por una parte formar a los Guardia Civiles y a otras fuerzas y cuerpos de seguridad, y otros actores como Cruz Roja respecto a la búsqueda de personas desaparecidas en el ámbito rural. El segundo objetivo era concienciar a la autoridades y a la sociedad de que tenemos un problema. Creo que se han conseguido ambos y como prueba palpable del primero, el mismo día que comenzaron las jornadas, por la noche, desapareció una persona mayor. El jefe del dispositivo, el teniente adjunto de Puebla de Sanabria, aplicó los conocimientos adquiridos en las jornadas, como hacernos rápidamente con datos del móvil, compañía telefónica o email nada más desaparecer esa persona. Tenemos presente que las jornadas fueron muy útiles, porque aunque esos datos no fueron necesarios para la localización del desaparecido, se apreció que ese conocimiento que aprendimos en las jornadas se puso en práctica.

La línea roja es el anochecer, es muy peligroso que una persona mayor pase la nloche al raso

La provincia de Zamora sufre de una media de entre una desaparición y media y dos al mes, ¿cuáles son las peculiaridades de este territorio para que estos sucesos ocurran con tanta frecuencia?

Tenemos dos características que hacen que este problema sea más visible, somos la provincia con la edad media más alta. Tenemos una población fundamentalmente envejecida, somos parte de lo que se llama España despoblada, con núcleos de población de menos de 500 habitantes. Además, gran parte de la orografía de la provincia que es bastante escarpada, como la Sierra de la Culebra. Esto hace que el número de desapariciones sea mayor que en otros sitios respecto a la población. En lo que llevamos de año se han producido siete desapariciones de personas mayores o con deterioro cognitivo.

Las zonas rurales son especialmente problemáticas en este aspecto.

Es en los pueblos donde se producen estas desapariciones, la gente mayor sale a pasear al campo y ahí desaparece. En Zamora capital no ocurre igual.

Es llamativo que personas que han vivido en los pueblos toda su vida se desorienten.

Hablamos sobre todo de personas de edad avanzada y con enfermedades asociadas a ella, como el deterioro cognitivo, el alzhéimer o la senilidad, pero también pueden ser problemas de falta de movilidad y lesiones. También son enfermedades súbitas, como mareos e infartos las que hacen que cuando están en mitad del campo y van solos pierdan la conciencia. Si no se les localiza en un tiempo determinado podemos tener la tragedia de que esa persona fallezca.

La Guardia Civil es gratuita, activamos todos los recursos con el coste cero para el ciudadano

¿El tiempo es crítico al abordar una desaparición, cuáles son las horas mas importantes?

Desde el minuto uno. Hay dos mitos que queremos desterrar, el primero es sobre las primeras 24 horas. A veces la gente tarda en llamarnos pensando que hay que esperar cuando una persona desaparece para denunciarlo, es incierto. Nosotros decimos que desde el minuto uno nos avisen. En cuanto vean que la persona no está localizable, que nos llamen. No importa si el desaparecido aparece media hora después, nos damos la vuelta para atrás y habrá sido un éxito rotundo porque seguirá con vida.

¿Y cuál es el segundo mito que quieren desmentir?

Es imprescindible que la gente sepa que somos gratis. Se piensa que si viene un helicóptero a la búsqueda de una persona después vamos a pasar una factura con lo que ha costado. No. La Guardia Civil es totalmente gratuita, activamos todos los recursos con coste cero para el ciudadano.

¿Por qué hay que avisar cuanto antes?

Las primeras horas no es que sean importantes, es que son las únicas que tenemos. Si esa persona sufre pérdida de conciencia o fallece, la búsqueda ya no es de una persona viva, que es nuestro objetivo, sino de un cadáver.

Si la persona lleva móvil es necesario que se le deje de llamar para no agotar la batería

En caso de que solo sea una ligera sospecha, ¿qué hay que hacer?

Hay que llamar a la Guardia Civil, desde donde se calibrará qué dispositivo poner en marcha. Incidiendo en las primeras horas, tenemos una línea roja que para nosotros es muy importante, que es cuando anochece. A partir de esa hora hay medios aéreos que no pueden salir, la búsqueda de la persona, aunque no dejamos de buscar, sí que se reduce bastante, porque el campo por la noche puede suponer un peligro para el dispositivo. Si entramos en la noche, ya no es solo que se retrase la puesta en marcha del dispositivo, sino que se vuelve complicado.

¿Qué puede pasar en caso de que esta línea roja se cruce?

En caso de que una persona mayor pase la noche al raso, es bastante peligroso.

La labor de los panaderos, vecinos y médicos en el mundo rural es vital para detectar posibles desapariciones.

Antes que mejorar el dispositivo de búsqueda lo que sería deseable es prevenir la desaparición. Por eso la sociedad civil que se da cuenta de que una persona está perdiendo capacidades cognitivas debe avisar a la familia para que ponga los recursos que permitan tener a esa persona localizada, y que en caso de que desaparezca, se le pueda localizar gracias a este dispositivo o a una aplicación en el móvil. Si prevenimos nos evitamos todos los disgustos.

Porque la gran problemática es el gran número de mayores que viven solos en el medio rural en Zamora.

Viven solos sin una persona que esté a su lado, eso puede hacer que en Zamora este problema sea más acuciante y visible.

Las tres desapariciones abiertas en Zamora tienen el mismo perfil, son gente mayor

¿Qué mensajes le gustaría enviar a la sociedad civil sobre las desapariciones involuntarias en el mundo rural?

En Zamora tenemos que sensibilizarnos de que hay que trabajar en las desapariciones, ser conscientes de que aquí tenemos que invertir para que este problema no ocurra, vía preventiva, o si ocurre, poner todos los dispositivos en común.

¿Y a organismos y fuerzas de seguridad a la hora de afrontar una desaparición?

Una de las enseñanzas de las jornadas en la que insistieron muchos ponentes es la coordinación. Hay muchos actores implicados, no solo estamos la Guardia Civil, sino también la Cruz Roja, Protección Civil, Sacyl o la empresa privada. Tenemos que conocernos y ser conscientes de que podemos aportar mucho en la búsqueda de personas.

Actualmente en Zamora aún hay tres desapariciones sin resolver, Cubillos, Gallegos del Campo y Figueruela de Arriba, ¿cuál es la postura de la Guardia Civil?

Nosotros nunca dejamos de buscar a una persona. Ese expediente siempre está abierto y con cualquier información nueva que nos llega seguimos nuevos cauces de búsqueda, por eso siempre estamos en contacto con la familia. Estas tres desapariciones tienen el mismo perfil, son gente mayor. No estamos buscando ya a la persona viva, sino que queremos encontrar unos restos que poder entregar a sus seres queridos y cerrar ese capítulo importante en la vida de una familia. Siempre seguimos buscando.

En caso de no dar con los desaparecidos, ¿cómo se organizan estas búsquedas a largo plazo?

Existe una planificación en la búsqueda. Tenemos áreas batidas, las más posibles y cercanas al punto de desaparición posible son las primeras. Luego, periódicamente participa el Servicio Cinológico de Madrid, perros que hacen búsquedas en grandes áreas de restos cadavéricos. Cada cierto tiempo vienen por aquí y les decimos nuevas zonas por donde rastrear. Nosotros nunca cerramos un expediente hasta que esa persona o los restos aparezcan.

Hay casos extraoirdinarios. Del vecino de Figueruela de Arriba no se ha encontrado nunca ninguna pista.

Nada. Hemos encontrado algún hueso que se ha analizado y se ha descubierto que es de animal y no de ser humano.

¿Cuáles son las características en común de estas tres desapariciones que han vuelto tan difícil su esclarecimiento?

El entorno. Salvo Cubillos, las localidades de Figueruela y Gallegos están en la Sierra de la Culebra. Una persona mayor se mete en el bosque y es muy difícil su localización, no solo por la geografía, sino por los animales, que cogen los restos y los pueden enterrar y su localización es muy complicado. El último desaparecido que tuvimos en Cerecinos del Carrizal la localización fue mucho más fácil, se le vio desde el helicóptero, apareció fallecido.

Una persona mayor se mete en el bosque y es muy difícil su localización, no solo por la geografía, sino por los animales

¿Cuántos medios se activan en cada alerta de desaparecidos?

Activamos todos los de la provincia y también de fuera. El helicóptero de la Guardia Civil tiene base en León, por lo que cuando sabemos que una persona ha desaparecido nos poneos en contacto con el servicio aéreo y el helicóptero viene inmediatamente para aquí. Activamos a todas la patrullas de servicio y las concentramos en el punto para iniciar la batida de búsqueda, también el equipo Pegaso que cuenta con un dron donado por Caja Rural de Zamora con cámara térmica. Activamos todo lo que tenemos porque para la Comandancia de Zamora la desaparición de personas es prioritaria, queremos encontrar a la persona viva.

Además de dar la alerta, qué más puede hacer un ciudadano e caso de una desaparición.

El móvil. Si la persona desaparecida lleva un dispositivo que aún tiene batería, es decir, se le llama y da señal, es prioritario que se le deje de llamar. Cuanto más llamamos más agotamos la batería y ese recurso de localización del dispositivo móvil puede perderse. Si la persona no ha contestado a la primera llamada hay que dejar de llamar y de enviar mensajes, porque eso va a agotar la batería, indispensable para localizar a la persona.

Entonces es importante que las personas mayores tengan el móvil siempre con ellos en el campo.

El móvil u otro dispositivo. Hay que asegurarse de que lo lleva encima, porque la señal de localización es del móvil, no de la persona. Uno de los desaparecidos tenía un dispositivo de localización en el cinturón, la familia había sido hábil, la mala suerte es que no tenía batería en el momento de la desaparición. Se instaló el dispositivo en el cinturón porque esta persona quizá se olvidaba el móvil, pero de lo que no se olvida es de ponerse el pantalón con el cinturón. No solo es el móvil, sino que existen otros dispositivos que sabemos que la persona los va a llevar encima sí o sí.

El Ministerio del Interior ha facilitado la aplicación “AlertCops”, se instala gratuitamente en el teléfono móvil

¿Desde las instituciones públicas se facilitan servicios gratuitos de localización para prevenir estas desapariciones?

El Ministerio del Interior ha facilitado la aplicación 'AlertCops', se instala gratuitamente en el teléfono móvil y no sólo es apta para evitar desapariciones, sino otras cuestiones. Una persona puede dar una alerta en caso de tener algún problema en mitad del campo, y se le puede localizar.

Pero en Zamora muchas zonas de monte no disponen de cobertura.

Es verdad que necesita cobertura, pero aunque no haya, esta aplicación es útil, porque el móvil está localizado hasta que se pierde la señal, con lo cual nos da mucha información. No es lo mismo saber si una persona ha salido de la localidad sin saber la dirección que ha tomado que si aunque haya perdido la señal del móvil por lo menos saber por dónde ha ido. Eso facilita muchísimo la localización de la persona.

¿Otras posibilidades para prevenir la desaparición además de un móvil que se ofrezcan desde una entidad pública o sin ánimo de lucro?

Desde Cruz Roja se ofrecen dispositivos de localización para personas mayores u otro tipo de personas.