Ya han pasado nueve años desde que Mario Biondo, excámara de televisión y marido por entonces de la presentadora Raquel Sánchez Silva, apareciera muerto en su piso de Madrid colgado de una estantería el 30 de mayo de 2013. La principal hipótesis: el suicidio. Pero la familia de Biondo no se quedó satisfecha con esta teoría. Es ahora cuando la Justicia italiana ha dado carpetazo a la investigación y ha dejado claro que de ninguna manera fue un suicidio.

Los padres del italiano contrataron los servicios de abogados y criminólogos para intentar descifrar lo que realmente ocurrió la noche en la que su hijo falleció, convencidos de que realmente se había cometido un crimen. Las imágenes del cadáver en el momento de su hallazgo son las que hicieron levantar sospechas: el joven se encontraba colgado de una estantería y con los pies en el suelo.

Así pues, un juez de Palermo, Nicola Aiello, ha decidido archivar la causa por "evidentes limitaciones procesales" tras realizar su propia investigación en base a los informes del Ministerio Público. El magistrado descarta por completo el suicidio y afirma que la muerte de Biondo se trata de un homicidio con autores desconocidos. "Cuando se encontró el cuerpo debieron haber realizado actividades de investigación que no realizaron y que dado el tiempo transcurrido no podrían haber sido realizadas por las autoridades judiciales italianas", detalla.

Además, Aiello apunta a que el hematoma en la zona temporal izquierda del cráneo es, a su juicio, "incompatible con una dinámica suicida ligada etiológicamente a la muerte de Biondo".

"Contradicciones de la viuda"

En este sentido, se refleja que han pasado demasiado años para "practicar diligencias" que deberían haberse realizado en el periodo de instrucción desde España, y añade que "las contradicciones contenidas en las declaraciones de la viuda de Biondo deberían haber inducido a los investigadores españoles a realizar escuchas telefónicas para determinar la verdad de los hechos".

"Mario Biondo fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio"

Durante estos nueve años, se han practicado tres autopsias del cadáver y numerosas investigaciones. Aparte del suicidio, ha habido numerosas teorías sobre la muerte de Biondo. Desde un juego erótico hasta que tenía problemas con las drogas. "Los elementos que se extraen del expediente del Ministerio Público sugieren que Mario Biondo fue asesinado por manos desconocidas y posteriormente colocado en una posición capaz de simular un suicidio", escribe el magistrado, que además añade que "el examen toxicológico reveló la presencia de alcohol y cocaína en la sangre de Mario Biondo. Estos exámenes, sin embargo, fueron contradichos por los exámenes posteriores de la autopsia que revelaron que no se tomaron muestras de orina del cadáver. Por tanto, se considera excluido que Biondo hubiera consumido alcohol y medicamentos".

La familia, por su parte, agradecida por la investigación paralela desde su país, ha asegurado en numerosas ocasiones que "los investigadores españoles tenían prisa por cerrar el caso" y creen que el asesino de su hijo tenía llaves de casa, ya que cuando fue hallado por la asistenta la puerta estaba cerrada. "Mi hijo no se suicidó, no consumió drogas ni murió durante un juego erótico. No lo sabemos todo, pero al menos le hemos dado dignidad", ha dicho su madre, Santina Biondo, a los medios italianos, que además ha anunciado que se pedirá la reapertura del caso. "Querían encubrir el asesinato".

La muerte de Biondo ha estado rodeada de polémica desde el principio dela investigación. En el año 2020, la propia Sánchez Silva denunciaba a la familia del que fue su marido, a la que acusó de “auténtica campaña de acoso” contra ella después de que los padres del excámara criticaran en el programa de Telecinco, 'Sálvame', que la viuda tan solo una semana después del funeral se fuera de viaje a Formentera con sus amigos. "No queríamos que fuera una viuda de por vida, pero nos dolió".