19 de diciembre de 2010
19.12.2010
Superdeporte
Sorteo Liga de Campeones

El Valencia se medirá al Schalke de Raúl en octavos

Al conjunto de Emery le ha tocado, a priori, el más asequible; la ida se jugará en Mestalla el 15 de febrero.

17.12.2010 | 01:33

Mestalla verá en acción a Raúl González en su vuelta a España. El Schalke 04 es el rival con el que se verá las caras el Valencia CF en los octavos de final de la Liga de Campeones, según ha determinado el sorteo celebrado este mediodía en la localidad suiza de Nyon. La ida se jugará en el estadio de Mestalla el día 15 de febrero, mientras que el partido de vuelta será en Alemania el 9 de marzo.

El resto de emparejamientos son Roma-Shakhtar, O. Lyon-Real Madrid, Milan-Tottenham, Arsenal-Barcelona, O. Marsella-M. United, Inter-Bayern y Copenhague-Chelsea.


El rival deseado
Raúl, Raúl, siempre Raúl. Un rebote. Una vaselina pifiada. Un disparo atolondrado. Un remate con los ojos apretados. Un balón cazado en el área pequeña. Maniobras como estas han servido para promocionar hasta el altar de las deidades del balompié mundial la carrera de un futbolista trivial. Nunca queda claro si sus goles son fruto de la virtud para estar el momento justo en el lugar indicado o por pasar los noventa minutos corriendo de aquí para allá como un pollo sin cabeza. Han sido casi dos décadas aguantando la cantinela del siete de España, apechugando con sus enredos en la Selección, tragando con sus celebraciones reivindicativas señalando con los pulgares el dorsal de su camiseta.

Urgía enviarlo a la Virgen de Lourdes para ponerlo a remojo en agua milagrosa, pero sobrevivía de manera insoportable como alma máter del Bernabéu. Han sido muchos años de ´Raúl Madrid´ y seis largos meses de ´Schalke 07´. Sobran los motivos. Al Valencia le motiva, le estimula y le produce cierto cosquilleo verse las caras con el club de Gelsenkirchen en los octavos de final. Primero, porque el emparejamiento simularía un picante enfrentamiento con el madridismo más rancio. Y segundo, porque con vistas a colarse entre los ocho mejores, los alemanes son el enemigo más asequible. Eliminarlo sería como dejar fuera de Europa al último Papa blanco.

El sorteo será dirigido: no podrán enfrentarse dos equipos de un mismo país, ni coincidir los que hayan compartido grupo en la primera fase. El Valencia evita a Real Madrid, Barcelona, Inter, Arsenal y al Manchester United; que no está mal. Pero le quedan Bayern Múnich, Chelsea, Shakhtar, Tottenham y Schalke 04. Los más guerreros prefieren a los ingleses o al subcampeón de Europa como rivales porque «contra estos equipos los futbolistas se motivan al máximo». Más morbo tendría el regreso de Raúl a España, con Mestalla como escenario. Sobre todo, porque los alemanes están un peldaño por debajo del resto.

Las grandes expectativas generados por la llegada de Raúl, Jurado, Escudero, Metzelder o Huntelaar han sido devoradas por la nula capacidad del Schalke para sacar adelante los partidos. La defensa se ha resentido tras la marcha de Rafinha y Westermann. Pese a la naturaleza sobria y austera de Felix Magath, el centro del campo esta repleto de futbolistas de ataque; sólamente Kluge está preparado para la contención y el único jugador capaz de encontrar soluciones creativas o un camino lógica e inteligente a la portería es Rakitic. En un buen día, Raúl, Huntelaar, Jurado y Farfán tienen capacidad para hacer daño a cualquiera; es un bloque destinado a mejorar pero —por ahora— con orden y velocidad basta para ganarles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas