10 de diciembre de 2019
10.12.2019
Superdeporte
CHAMPIONS LEAGUE
Ajax 01Valencia CF

Un Valencia de los buenos

El equipo de Celades hace historia volviendo a octavos a lomos de la épica y un gran Rodrigo

10.12.2019 | 18:05
Un Valencia de los buenos

En una batalla en la que para resistir en pie había que tener la piel dura, el Valencia demostró ayer que la suya es una auténtica armadura. Contra un rival que venía de ser semifinalista y de haberlo maniatado cuando visitó Mestalla, el equipo de Celades confirmó que después de demasiado tiempo en el ostracismo, ahora sí que está a la altura de la Champions League. Por eso, a lomos de un Rodrigo espectacular, la noche de Amsterdam será recordada como aquella en la que, además de derribar el muro de los octavos, el Valencia vuelve a ser tan fiable, competitivo y eficaz como los mejores clubes de Europa.

Pese a quedar enparejado desde el bombo 3 con dos auténticos cocos como el Chelsea y el Ajax, el Valencia certificó su pase como primero de grupo, además ganándoles a domicilio, las dos veces por cierto con goles de un Rodrigo superlativo. Y sobreponiéndose siempre también a mil y una adversidades, cada cual más inaudita que la anterior. Fiel a lo que está siendo su andadura, el equipo triunfó a lomos de la épica pero también del fútbol, ese que es consustancial a las botas de los tres grandes artífices individuales de la gesta: Rodrigo en especial y sus dos asistentes, Gameiro y el deslumbrante Ferran, tan maduro como el que más en el espacio adulto.

Con un banquillo de canteranos y juveniles, el Valencia tuvo que gestionar sobre la marcha el enésimo contratiempo con la lesión de Gameiro y la que aun así no apeó a Gabriel, que hasta la expulsión apretó los dientes para soportar su cojera. No quedaba otra que sufrir y sufrir y el equipo, experimentado en estas lides, supo a la perfección cómo hacerlo. Zyyech y Lang, de chilena, remataron fuera y Jaume, especialista en finales, paró todo lo demás, que fue bastante. De las muchas imágenes que dejó el desenlace, la de Coquelin alertando al banquillo en el descuento para que entrara Mangala a defender el resultado fue poesía pura de lo que estaba pasando.

Práctico, serio y con mucho oficio, sin dejarse arrastrar por el correcalles en el que el Ajax basó su apuesta en balde, el Valencia tiró de su repertorio de registros para tratar de conseguir su objetivo. Para ganar en Amsterdam, la única vía de seguir vivo con la victoria del Chelsea ante el Lille, el equipo completó menos pases y por descontado, pese a que Parejo y Coquelin estuvieron lejos de difuminarse, le duró muchísimo menos la posesión. Sin embargo, en las situaciones de más compromiso y riesgo fue capaz de llevarse el balón, entre ellas la de Gayá en la frontal que precipitó el 0-1. Y sobre todo consiguió, además en repetidas ocasiones, lo que en toda la primera parte y hasta ya bien entrada la segunda no pudo el Ajax, incapaz de que sus remates cogieran puerta y agobiado en cuanto se vio apeado.

Haciéndolo todo con más sentido y menos estrés, el Valencia completó la cuadratura del círculo defendiendo perfecto, atacando como nunca y aprovechando con el acierto de Rodrigo su oportunidad de asestar un zarpazo. Todo lo que Celades había avisado que era necesario para ganar la final. En ese contexto, estando al quite en los momentos decisivos, las diferencias las marcaron los tres jugadores que están siendo claves en el despertar valencianista, el tridente formado por Ferran, Gameiro y un Rodrigo que ha afinado su puntería cuando más falta hacía. El internacional marcó el tanto que necesitaba con un disparo inapelable y lo hizo todo bien para haber repetido antes del descanso si Onana, a prueba de reflejos, no hubiese estado tan acertado para sacársela con el pie. Suyo fue el toque definitivo de corneta marcando un gol a la postre de la victoria y la clasificación, rozando otro y estando donde debía para que todas las situaciones de peligro pasaran por él, ya fuese con un cabezazo forzado o un disparo con rosca desde la frontal.

Pese al peligro de la falta de alternativas que se acabó manifestando cuando el único recurso real fue el de Manu Vallejo, nadie echó en falta a Garay gracias a un Diakhaby que respondió con velocidad y solo se metió en un lío gordo al principio. Y todavía menos a Cillessen. Jaume respondió con palmeos seguros las veces que lo buscaron y Gayá le echó un cable a donde él no llegó para sacar un balón ópticamente bajo palos. Ziyech la liaba, pero Coquelin, sin el freno de mano, lo mantenía a raya. Por trepidante que se pusiese el partido, el Valencia no perdía el sitio. Ni en el campo ni en octavos.

Las notas del partido:



Ficha técnica:

0 - Ajax: Onana; Mazraoui, Blind, Veltman, Tagliafico (m. 89, Siem de Jong); Martínez, Van de Beek, Álvarez (m. 46: Dest); Lang (m. 70: Huntelaar), Tadic y Ziyech. Entrenador: Erik ten Hag.

1 - Valencia: Jaume Doménech; Wass, Diakhaby, Gabriel Paulista, Gayà; Carlos Soler, Coquelin, Parejo, Ferran Torres (m. 93, Mangala); Rodrigo y Gameiro (m. 53, Manu Vallejo). Entrenador: Albert Celades.

Gol: 0-1, m. 24: Rodrigo.

Árbitro: Clément Turpin (FRA) amonestó con tarjeta amarilla a Álvarez, Tagliafico, Onana, Van de Beek y Tadic, del Ajax y a Doménech, Parejo y Manu Vallejo por parte del Valencia. Así mismo, mostró roja directa a Gabriel Paulista por un cabezazo a Tadic.

Incidencias: encuentro correspondiente a la sexta y última jornada del grupo H de Liga de Campeones celebrado en el estadio Johan Cruyff Arena, en Amsterdam, ante más de 50.000 espectadores, entre ellos casi 2.000 del Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas