14 de noviembre de 2020
14.11.2020
Superdeporte
MÁS QUE UN CAPITÁN

Gayà es leyenda viva del Valencia CF

José entrará el domingo con solo 25 años en el TOP-50 de partidos oficiales jugados de toda la historia del club

14.11.2020 | 21:37
José Luis Gayà, con el brazalete de primer capitán del Valencia CF.

José Luis Gayà es leyenda viva del Valencia CF. El capitán entrará el próximo domingo en el 'top-50' de partidos jugados en la historia cententaria del club. El de Pedreguer igualará en Vitoria los 237 partidos oficiales de un ilustre como Vicent Guillot y se convertirá en el futbolista número 50 en el escalafón de mitos de la entidad de Mestalla. Y todo con solo 25 años. A pesar de su juventud es el futbolista de la actual plantilla con más veteranía. De momento, ha dejado atrás a otras leyendas como Igoa, Mañó, Jesús Martínez, Villa, Aimar, Valdez, Juan Sánchez, Penev o Antón. A todos los ha adelantado. Pero José no tiene techo. Si le respetan las lesiones y disputa un mínimo de 25 partidos más entre Liga -quedan 29 jornadas- y Copa del Rey concluirá la temporada en el puesto 42º superando a instituciones de todos los tiempos como Epi, Ayala, Eizaguirre, Kempes, Vidagany, Sendra, Eloy y Miguel Brito. Da vértigo solo de escribir sus nombres.

Y todavía causa mayor impresión hacer una proyección de hasta donde podría llegar Gayà en el futuro si se convierte en un 'one club men' del Valencia -hombre de un solo club- como siempre ha deseado. El cálculo matemático permite hacernos una idea de la dimensión de un futbolista que se escribe ya con mayúsculas en la historia del club. José cumple actualmente su séptima temporada como jugador del primer equipo. Hasta la fecha acumula 236 partidos. Es decir, podría plantarse con 31 años rondando la cifra de 500 partidos. Y eso son palabras mayores. Solo hay tres futbolistas en esa zona noble de la historia en los 101 años de vida del club. A cuál de los tres más grande. Fernando Gómez Colomer (553), Ricardo Arias (521) y David Albelda (485). Un peldaño por abajo están Miguel Ángel Angulo (434), Manolo Mestre (424), Santiago Cañizares (414) y Enrique Saura (400). ¿Alcanzará José esos números? Si fuera por el futbolista sí, pero es imposible asegurarlo en este cambiante mundo del fútbol. Lo único cierto ahora es que, pase lo que pase, Gayà ya es historia viva del Valencia.

El Valencia ahora mismo en España y en Europa es el Valencia de Gayà. José es la bandera del club, el capitán del vestuario, el líder del campo, el referente de sus compañeros, el futbolista con el que más se identifica la afición, el jugador del primer equipo en el que más se fijan los canteranos de la Academia y el único y mejor representante del equipo en la selección española absoluta. Se ha ganado el respeto de sus compañeros y sus rivales, hasta el punto que Sergio Ramos lo protege y lo considera uno de los suyos en la Roja, y se ha convertido en un símbolo gracias a los valores mamados en Paterna que lo hacen cada días más grande. Liderazgo, jerarquía, personalidad, compromiso, respeto al escudo y amor a un club grabado a fuego en su piel. Lo extraño es que las autoridades políticas no lo haya utilizado todavía como imagen. En las celebraciones de la Copa fue el mejor embajador con la bandera de la senyera al cuello. Lo siente y lo transmite.

El Valencia gira en torno a Gayà. O mejor dicho vista la gestión de la propiedad, el Valencia se sostiene gracias a Gayà. El capitán ha asumido la responsabilidad del brazalete, se ha echado el equipo a la espalda y se ha encargado de ir tapando todas y cada una de las grietas abiertas desde el verano. Desde el problema de los pagarés, hasta el 'caso Kondogbia', pasando por el intento frustrado de Javi Gracia de bajarse del barco y las contínuas tensiones entre el entrenador y Meriton que enrarecían el ambiente y penalizaban deportivamente al equipo. Gayà conoce el club, lo ama, lo entiende y sabe cómo ayudarlo. Por eso, ha cogido el toro por los cuernos desde el primer día y ha afrontado los problemas apelando a la unión, al trabajo diario y a la actitud innegociable. Correr, luchar y competir siempre. Ese es su gran caballo de batalla de puertas para adentro. Lo que intenta contagiar al grupo en su día a día de Paterna. No está dispuesto a ser el capitán de un Valencia que no se deje la vida en el campo del primero al último minuto como sucedió tristemente en Elche. Quiere un equipo que se parezca a él. Por esa razón, celebró a bombo y platillo la reacción del grupo contra el Getafe independientemente del resultado. "Me daba igual perder, lo importante es que hemos visto al Valencia que queríamos", aseguró. El comportamiento de sus futbolistas le supo a victoria. "Me siento orgulloso de mis jugadores", llegó a decir. Había ganado su lucha con el vestuario. Sin saberlo había empezado a ganar el partido contra el Madrid siete días antes de que comenzara.

No se equivocó Rufete, entonces Manager General, en el verano de 2014 cuando Amadeo Salvo le pidió consejo antes de vender a Juan Bernat al Bayern de Munich. "Puedes venderlo, tenemos a Gayà", le dijo. Rufo vaticinó que aquel chico del filial acabaría siendo capitán del Valencia. El tiempo le ha dado la razón. José ejerce esa capitanía desde la madurez que le otorgan sus 236 partidos oficiales, la experiencia de haber atravesado por momentos difíciles en el club y su admiración confesa por David Albelda, con el que compartió sus primeras apariciones en el primer equipo. El '14' tiene alma de líder y está acostumbrado a cargar su mochila de responsabilidades desde muy pronto. Hace años que es una voz autorizada del vestuario. Antes de lucir el brazalete. "La segunda parte no es digna de este equipo", sentenciaba después de una derrota con el Espanyol con 23 años recién cumplidos. Todos y cada uno de sus gestos y palabras desde que entra hasta que sale de la ciudad deportiva van encaminados a hacer grupo. Ser un piña dentro y fuera del campo. Ir todos a una. Esa es su obsesión. Hasta el punto que su primera bronca esta temporada fue por no celebrar juntos uno de los cuatro goles al Levante.

El pedreguero no ejerce de jefe autoritario del grupo. Al revés. Se está apoyando y mucho en Jaume, Soler y Paulista para consolidar todavía un nucleo de poder más fuerte en el vestuario, rema para recuperar la mejor versión de algunos compañeros y está demostrando la suficiente inteligencia emocional para saber cuándo apretar y cuándo destensar el ambiente de una plantilla joven que no está acostumbrada a lidiar con la presión de la élite. Gayà siempre estuvo atento a los canteranos que subían desde abajo. El mejor ejemplo es Lato. Gayà apadrinó y tendió la mano a Toni sin importarle que fuera competencia directa. Ahora todavía más ha refozado esa faceta. Hugo Guillamón, en este sentido, es uno de sus ojitos derechos por su predisposición, pero también por su rendimiento. Cuida de todos. Más por convicción que por obligación.

El gran valor de Gayà es que ha conseguido ser tan influyente tanto dentro como fuera del terreno de juego. Su ascendencia en el equipo se traslada al campo reforzada por un rendimiento deportivo a nivel individual que lo ha posicionado como uno de los mejores laterales izquierdos de Europa y lo ha consolidado como titular de la Roja. Luis Enrique está enamorado del valencianista y convencido de que es su primer opción para la Eurocopa. Igual de claro lo tuvo el anterior seleccionador Robert Moreno y todos y cada uno de los entrenadores que pasaron por el banquillo del Valencia. Desde Nuno Espírito Santo hasta Javi Gracia. Solo Cesare Prandelli tuvo el dudoso honor de no apostar por Gayà. Prefería a Guilherme Siquiera.

Gracia se entregó a Gayà desde el primer día por su peso en el vestuario -necesitaba recabar información y empatizar con los nuevos líderes-, y en el campo. Contra el Real Madrid rozó la perfección. El técnico llegó a decir que José había completado su mejor partido de la temporada. "Es el mejor partido de José desde que estoy aquí, siempre tiene un nivel muy bueno, por eso va a la selección, pero hoy ha hecho un partido muy completo en defensa muy exigente y ofensivamente con mucha claridad en todas sus opciones en campo propio y contrario siendo muy dañino para el rival. Es un jugador que muestra su experiencia y su nivel". Gayà mostró al mundo todo su abanico de recursos con y sin balón en una actuación sobresaliente. Defiende como nadie y ataca como pocos. Es el defensa más seguro y a la vez el arma de ataque más peligrosa. 24 asistencias lo avalan como profesional. Por si fuera poco, asegura una salida limpia de balón. 9 jornadas y 9 titularidades esta temporada. Solo Jaume y Wass han sido capaces de aguantar ese ritmo.

El plus de Gayà en el campo en su carácter competitivo y la intesidad con la que vive los partidos. Es el primero que protesta, que anima, que corrige, abronca o sale en defensa del compañero, que da consejos como a Carlos Soler en los penaltis o que se encara a su rivales. El capitán nunca se dejó intimidar. Jamás se arrugó y eso que las ha tenido y gordas con Cristiano Ronaldo, Luis Suárez, Marcus Rashford, Damián Suárez o Marc Cururella entre otros. Siempre fue a la guerra con la bandera del Valencia en mano, pero siempre midiendo, con la cabeza y la madurez impropia de su edad que ya exhibió en su debut en Llagostera. Eso mismo le exigió a Thierry Correia después de su autoexpulsión contra el Getafe. Gayà le dio un toque de atención con tacto al portugués en público y en privado. "No nos podemos quedar con un jugador menos con el partido encarrilado, eso hay que vigilarlo". Gayà supo manejar los tempos y controlar siempre su intensidad. El dato le da la razón: solo ha sido expulsado una vez en su carrera. Hace casi cinco años contra el Betis por doble amarilla.

Gayà es presente, pero sobre futuro. El capitán despierta el interés de clubes importantes de Europa, la Eurocopa lo colocará todavía más en el escaparate, pero su fidelidad al Valencia está fuera de toda duda. Así lo ha demostrado durante los últimos años rechazando todas las ofertas que llegaron a su mesa. José solo escucha al Valencia. Para el club es intocable. Ahora más que nunca lo necesita. Su contrato finaliza el 30 de junio de 2023. Su valencianismo, nunca. Su obligación moral es dignificar el escudo todos los fines de semana. Su deseo, volver algún día a pelear por los títulos. Como la inolvidable Copa del Rey del Centenario que conquistó contra el Barcelona de Leo Messi aquel 25 de mayo de 2019. En el día de su 24 cumpleaños. Así lo quiso el destino porque para José no hay mejor regalo que seguir haciendo grande al Valencia CF. Vayan preparando su lona para la fachada de Mestalla. 236 partidos después, la leyenda continúa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook