05 de julio de 2018
05.07.2018
05/07/2018

La historia de un pantalón

Paco Roig enterró ese pantalón blanco que ya no nos pertenecía

05.07.2018 | 11:41
La historia de un pantalón

Un viaje en el tiempo les propongo hoy. Y no es un viaje a los inicios del Valencia CF pero para este diario sí es un pequeño viaje al pasado. Les hablo del pantalón del uniforme oficial del Valencia y cómo debería ser diseñado para mantener un alto grado de independencia y no ser una copia absurda del Real Madrid y su blanco impoluto. Miren, hoy no me voy a meter con el Real Madrid, ese es un asunto secundario. Pero sí que voy a recordarles cómo el Valencia CF modificó su pantalón a negro impoluto y como este diario que tienen en su mano, este SUPER, jugó un papel importante para que eso sucediera y volviéramos a los orígenes y a diferenciarnos del Real Madrid por el blanco-blanco de su unifome.

Lo cambió Paco Roig

Hablamos de la primera época de Paco Roig como presidente del Valencia CF y de mi primera época como director de una revista semanal llamada SUPER, que luego daría el paso directo a convertirse en un diario de todos los días con un puñadito de gente, algo digno de aplauso una vez pasado el tiempo. Bien, a lo que iba, yo era Director de Relaciones Externas del Valencia CF con don Arturo Tuzón y en cuanto Paco Roig llegó a la presidencia me puso de patitas en la calle, ya que mi plaza la lograron entonces J. J. Pérez Benlloch y Manolo Mas, que habían realizado una campaña en los medios de comunicación al servicio de Roig y su ideología. Bien, yo me convertí en el director de este diario que tienen en sus manos y el primer paso que di fue convertirlo por primera vez en un periódico de todos los días prácticamente con la misma gente que hacía un SUPER cada semana.

El salto fue inmenso y el lío descomunal. Pero jugamos la partida y ya han pasado 25 años desde entonces. Pues bien, a lo que iba. Ya como director de este diario me reuní en secreto con Paco Roig –al que nunca le tiré en cara que me hubiera puesto de patitas en la calle a través del entrañable y añorado Jaume Ortí– y decidimos que el Valencia CF debía diferenciarse del Real Madrid y que por lo tanto una de las mejores ideas que se nos ocurrió fue la de intentar regresar al pantalón negro que llevaba el Valencia cuando fue fundado allá por el año 1919. Y nos pusimos en marcha. Este diario comenzó a publicar los nombres de todas las personas que querían ese cambio en el color del pantalón y casi llegamos a cinco páginas enteritas con personal participando y de alguna forma poniendo nuestro granito de arena para ser un club especial que en nada se parecía en sus orígenes al blanco inmaculado que luce desde simpre el Real Madrid. Lo conseguimos. Le llevé a Paco Roig todos los nombres –un disparate de nombres– de aficionados del Valencia CF que querían cambiar del pantalón blanco que se llevaba entonces al negro de la época fundacional y con esos datos Roig decidió que sí, que había que cambiar el color de ese pantalón. Y eso hizo rápido.

Y fue un orgullo

Y así se hizo y desde enponces al Valencia CF se le volvió a llamar el club blanquinegre con todas las de la ley. Luego, con el paso del tiempo y ya vestidos de blanquinegres vivimos de esa guisa la mejor época del Valencia hace relativamente muy poquitos años. Albelda, Baraja, Vicente, Kily, Cañete, Ayala... Todos nuestros héroes vistieron con orgullo esos colores originales que en su época parimos Paco Roig y este que les escribe. Un orgullo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook