23 de septiembre de 2019
23.09.2019
ÚLTIMA HORA

Que Mestalla cante es sano y buena señal

Todo lo que sea protestar o mostrar una opinión de manera cívica es sano

23.09.2019 | 20:15
Que Mestalla cante es sano y buena señal

Que Mestalla le diga a Peter Lim que se marche es sano. Es un cántico y por lo tanto no sé hasta qué punto puede servir para algo -en otras ocasiones sí ha servido, que le pregunten a Paco Roig-, pero es sano. Todo lo que sea protestar o mostrar una opinión de manera cívica es sano. El propietario tiene derecho a hacer algunas cosas porque la ley le ampara, y el mismo derecho tienen los aficionados a decir si les gusta o no. Los cánticos de «Peter vete ya» no fueron unánimes pero sí inmensamente mayoritarios. Como tiene que ser. El propietario ha decidido acabar por lo sano con un proyecto ganador y eso tiene que tener, necesaria y obligatoriamente, un costo social. Eso tiene que pasar factura. Todo lo que no hubiese sido así, me habría sorprendido y sobre todo, me habría preocupado. Lo tomo como una buena señal que indica que 'el poble de Mestalla' está vivo y no aletargado. Sinceramente no creo que lo que sucedió ayer en Mestalla, los cánticos contra Lim, sirvan para que Lim se vaya, porque eso es una cuestión financiera y mercantil, pero estoy convencido de que sí sirve para que el propietario sepa que aunque dueño y máximo accionista, no puede hacer lo que quiera. Intentar gobernar el Valencia CF sin tener en cuenta a Mestalla es una temeridad. Ese es la gran lectura que saco. Bueno esa, y que la bobada de vaciar Mestalla es eso, una bobada.

Los cambios de Celades

En lo futbolístico entiendo perfectamente que Celades apostara por volver a juntar en el centro del campo a Parejo, Coquelin y Kondogbia porque hay que asentar al equipo, pero eso es una cosa y otra mantenerlos a los tres en el equipo hasta el minuto 80 cuando el partido hacía tiempo que reclamaba otra cosa. Encima, cuando más falta hacía un rematador de área porque el Leganés se había encerrado, Maxi ya no estaba en el campo porque Celades lo había quitado para dar entrada a Kang in. No discuto la entrada del coreano porque era necesario el juego entre líneas ya que el Leganés ya había renunciado al balón y lo fiaba todo al contragolpe, lo que digo es que a lo mejor era el momento de ser más valiente y para meter a Kang in haber quitado a Coquelin. Por ota parte, mentiría si negara que esperaba otro tipo de partido. Sinceramente creía que el equipo saldría con más intensidad, más rabioso. No es lo mismo que jugar bien, pero estaba convencido de que los jugadores apretarían desde el primer minuto.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook