A la tercera fue la vencida para el Elche en este sofocante verano de preparación para la temporada del centenario. El conjunto franjiverde venció este sábado, con remontada, al Leganés después de haber caído derrotado en los dos primeros amistosos frente a los filiales de Newcastle y Villarreal. El equipo dirigido por Francisco volvió a notar los efectos de las cargas de trabajo habituales a estas alturas de preparación, pero mostró bastante más pegada que en días anteriores para, al menos, ganar.

Los pepineros salieron mejor al choque, llevando la iniciativa y gozando de las primeras aproximaciones de peligro. Por su parte, los ilicitanos solo eran capaces de asomarse al área de Dani Jiménez a través de acciones a balón parado.

Un buen balón largo a Javi Hernández, que le ganó la espalda a Palacios pero no controló bien para perfilarse de cara al remate, y dos intervenciones de Werner, la primera despejando a córner un remate de Arnaiz y la segunda saliendo a tapar un pase en profundidad de Sáenz tras una buena progresión del central, fueron las primeras ocasiones de peligro del Leganés.

La pausa para hidratación pareció sentar de maravilla al Elche, que empezó a ejercer su condición de equipo de superior categoría. Sin embargo, cosas del fútbol, cuando mejor estaba encajó el golpe en forma de gol. Un tiro cruzado de Juan Muñoz quedó lejos del alcance del meta franjiverde y ponía por delante a los pepineros.

Esas posibles dudas empezaron a disiparse con la entrada de un futbolista como Mojica, siempre capaz de cambiar guiones, casi siempre para bien. El colombiano, en una acción sin excesivo peligro, fue trabado por Naim, que pecó de inocente, en el vértice del área. Pere Milla transformó el penalti en el empate, engañando al guardameta rival. Los madrileños, sin embargo, apenas tardaron en reaccionar, en otra acción con los mismos protagonistas del penalti, esta vez en el área contraria. Naim regateó a Mojica y Werner despejó bien su remate.

Otra entrada, en este caso la del serbio Knezevic, resultó fundamental para completar la remontada. El joven centrocampista dio aire a la medular franjiverde y fue el asistente del 2-1. Tras un centro de Mojica despejado por la zaga pepinera, el balcánico recogió el balón y lo puso en el segundo palo, donde Tete Morente únicamente tuvo que remachar la acción para poner por delante a los suyos.

A partir de ahí el Elche controló bien la situación. Incluso Diego González pudo hacer el tercero, en un remate de cabeza a la salida de un saque de esquina.