Andrea Schlager, una prestigiosa y conocida comentarista deportiva en su país, especializada en el mundo de la Fórmula 1 y de MotoGP, ha conquista a Fernando Alonso. Una publicado en una conocida red social confirmaba la relación con esta periodista austriaca de 39 años. "Una belleza poderosa", según la publicación del piloto asturiano.

Ambos se conocen porque la periodista austriaca se dedica a cubrir los mundiales de Fórmula 1 y MotoGP en su país. Esto ha hecho que ambos pudieran conectar fácilmente y, sobre todo, tener unos horarios y hábitos de vida parecidos. Es la primera pareja de Fernando Alonso con la que comparte muchas de sus aficiones. Además, el hecho de que cuenten con un calendario similar hace que ambos puedan compaginar su vida juntos. El box sentimental del piloto se encontraba vacío después de romper, tras más de un lustro de relación, con la modelo Linda Morselli. Fue en febrero y, aunque ninguno hizo un comunicado público, las historias en el Instagram de ella dejaban bien claro que ya no estaba con el piloto ovetense y que había encontrado otro amor.

Según el Corriere della Sera, que ha publicado una pequeña biografía de la reportera, Andrea cumplirá 30 años el próximo mes de junio. Nacida en la ciudad austriaca de Knittelfeld, tras terminar el Bachillerato estudió inglés y marketing en Graz, capital del estado de Estiria, para luego formarse como periodista en Salzburgo. En 2013 se incorporó al equipo de ServusTV, donde empezó desde abajo hasta convertirse en reportera de grandes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos de Invierno, el Mundial de Fútbol de 2014 o partidos de hockey y tenis. Años más tarde, cuando la cadena adquirió los derechos para la emisión de MotoGP, se encargó de cubrir esta competición.

A pesar de que Alonso siempre ha sido muy discreto con su vida privada, no puede evitar llamar la atención de la prensa rosa. Fernando y Linda Morselli formaron una pareja muy perseguida por los paparazzi, lo que al campeón le disgustaba. Nunca ha hablado de sus amores en público. Y menos lo hizo cuando interrumpió su relación con la italiana. Linda no se apartó de su novio mientras duró su convalecencia en Lugano, lugar en que ambos vivían, tras sufrir éste un accidente de bicicleta.