Telecinco es una cadena particular, donde destacan una serie de programas por encima del resto. Ana Rosa es la líder de las mañanas, mientras que un Sálvame venido a menos las pasa cada vez más canutas contra las infumables series turcas de Antena 3 hasta el punto de llegar a cancelar una de sus secciones por baja audiencia. Que funcionan las series turcas, pues ponemos la nuestra. Y así lo han hecho.

Los de Paolo Vasile lo están pasando mal porque se ha confirmado que Antena 3 ha vuelto a ganarles la partida claramente en el mes de septiembre por segundo mes consecutivo, consiguiendo su mejor arranque de temporada en 13 años y manteniendo a Telecinco a cuatro décimas. En cualquier caso, no todo son malas noticias, ya que el programa de Ana Rosa Quintana lidera las mañanas con más del 20% del share, toda una barbaridad, creciendo además su diferencia con sus rivales (Susanna Griso y compañía).

Un palo muy grande para Ana Rosa

Y son ya 17 los años en los que la periodista saca músculo con su programa, donde se habla de actualidad política, económica y hasta del corazón, aunque con especialistas y cierto buen gusto y disparidad de opiniones (se nota que no lo dirige Carlota Corredera). Vamos, poco que ver en esto último con nuestros amigos de Sálvame.

Quizá por este motivo sorprende todavía más que tanto la productora como la cadena se cargue el programa en un día tan importante como el 12 de octubre. Que sí, que es festivo, pero las televisiones se encienden igualmente.

En lugar de irse a ver el desfile de las fuerzas armadas con su familia y dejar al cargo del programa a algunos de sus colaboradores de confianza (como hace por ejemplo en verano), parece ser que Ana Rosa ha decidido bajar la persiana. La pelota es mía y nadie juega, vamos.

Te puede interesar:

En su lugar, la cadena decidió emitir programas repetidos de 'Got Talent', seguido de uno actual de 'Socialité'. Como si fuera domingo. Por la tarde la cosa ya vuelve a la normalidad y la telebasura se impone en la cadena como de costumbre, dando emisión a un 'Sálvame' con cada vez menos audiencia y menos colaboradores históricos.