El último y más sorprendente novedad en la lucha contra la pandemia del coronavirus es el chicle anticovid. Una nueva arma para luchar contra el covid desarrollado por un grupo de científicos españoles. En unas semanas está previsto que salga a la venta en Canarias, en principio el producto se venderá en tiendas de comestibles y confiterías y el paquete tendrá un precio de unos dos euros.

El biólogo y doctor en Genética Molecular por la Universidad de Cambridge, Marcos Isamat, junto con el director de la agencia de comunicación Ideas Agitadas, Antonio González Cuevas han creado este chicle anticovid 'Chewing Mask'. Sus creadores definen este chicle anticovid como una mascarilla masticable que funciona como un hidrogel bucal. Este chicle anticovid está compuesto por tres ácidos de origen natural que lo que hacen es rebajar el pH de la boca y de esta forma destruir los lípidos que envuelven a los virus, por lo que puede prevenir el contagio de coronavirus u otras enfermedades como la gripe.

Además, el chicle anticovid tiene sabor a menta con toques ácidos como el limón y está dirigido, sobre todo, a personas que tengan que estar en contacto con personas que hayan dado positivo en un test de antígenos o una PCR, de forma que impide la entrada del virus. Aunque también podría ser utilizado por personas que ya estén contagiadas, con la intención de reducir la carga viral. Su funcionamiento es sencillo, al mascarlo una media de cuatro veces al día los ácidos que lo componen se mezclan con la saliva, bloqueando así la entrada de los virus como el del covid por la boca.