Michael Jordan ha elegido Marbella como destino pasar sus vacaciones. La exestrella de la NBA, considerado uno de los mejores deportistas de toda la historia, se encuentra alojado en el exclusivo Marbella Club, uno de los hoteles de más lujo de Marbella, ubicado en plena Milla de Oro. Su visita coincide en el tiempo, curiosamente, con las de otras celebridades estadounidenses que han visitado España estos días como Bruce Springsteen, Steven Spielberg o los Obama.

Con gorra negra, pantalón y camiseta del mismo color, en las imágenes captadas por Marbella Chic; Michael Jordan pasea junto a su pareja, la modelo cubana Yvette Prieto, por el paseo marítimo marbellí junto a un séquito de escoltas. Según adelanta el medio, el jugador disfrutó de la gastronomía de varios establecimientos a pie de playa, entre ellos, el restaurante La Milla de Marbella. También ha podido confirmar La Opinión de Málaga, del grupo Prensa Ibérica, que estuvo de compras en Puerto Banús.

Es la primera vez que Jordan visita Marbella, ciudad que destaca por su amplia oferta de campos de golf, una de las grandes pasiones de Jordan.

Michael Jordan, la leyenda del baloncesto

Considerado como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, Michael Jordan es un exjugador de baloncesto profesional. Jugó en la NBA durante 15 temporadas, principalmente con los Chicago Bulls y los Washington Wizards.

Durante su carrera, Jordan ganó seis campeonatos de la NBA, todos ellos con los Chicago Bulls en las décadas de 1990. También obtuvo cinco premios al Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA y fue seleccionado en 14 ocasiones para el All-Star Game.

Jordan era conocido por su increíble habilidad atlética, su dominio del juego y su competitividad feroz. Fue un jugador destacado tanto en ataque como en defensa, y era especialmente conocido por su capacidad para anotar puntos en momentos cruciales.

Además de su éxito en la NBA, Jordan representó a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de 1984 y 1992 -dentro del mítico Dream Team-, ganando dos medallas de oro. Después de retirarse del baloncesto profesional, Jordan se convirtió en propietario y presidente de los Charlotte Hornets.

Michael Jordan ha dejado un legado duradero en el mundo del baloncesto y ha inspirado a generaciones de jugadores con su estilo de juego, ética de trabajo y competitividad inigualables.