Penélope Cruz ha vuelto a ser el centro de todas las miradas, en esta ocasión en el Festival de Cine de San Sebastián. Ha sido una de las primeras en llegar, después de su paso por Venecia tras recoger la Copa Volpi que le dedicó a su madre y a su suegra, Pilar Bardem, fallecida este verano.

Como no podía ser de otra manera, la actriz ha posado a su llegada a Donosti con un conjunto espectacular de la firma Chanel, su firma de cabecera. Un estilismo de lo más elegante que ha hecho que sea ella la reina de todas las miradas y que todo el mundo, allí presente, se quedara ojiplático.

Eso sí, esta vez no solo ha llamado su atención por su elegancia en su estilismo, sino por el corte de melena que se ha realizado y que le favorece como a nadie. La actriz se ha matizado sus mechas y se ha cortado el pelo varios centímetros. Un look que se ha visto complementado con unas gafas de sol que no se ha quitado en ningún momento y unos enormes pendientes de Chanel que le hacían brillar aún más.

Este corte de pelo favorece porque provoca una mayor sensación de volumen, siempre que lo lleve suelto como ha lucido esta tarde. Un look de lo más provocador que ha eclipsado por completo el elegante estilismo que ha elegido para su llegada a Donosti.