Los estafadores de las aplicaciones de citas suponen un obstáculo para las personas que desean utilizar estos servicios y llegan a disuadir de su uso al 46 por ciento de ellas, como se desprende de la última encuesta de Kaspersky. Ya sabemos que la mayoría de las personas, hombres o mujeres, mienten en mayor o menor medida a la hora de ligar. Da igual que sea en el trabajo, en una discoteca o mediante aplicaciones de parejas. La mentira está muy extendida, pero esa es otra historia.

La compañía de ciberseguridad explora el papel de las aplicaciones de citas y el estado actual de la tecnología y las relaciones en su último estudio, a partir de las respuestas de 18.000 personas en 27 países, incluido España, tanto de usuarios actuales de estas apps como de quienes las han usado en el pasado.

Millones de personas utilizan las aplicaciones de citas online o redes sociales con el fin de encontrar pareja. Pero en lugar de encontrar el amor, muchas se encuentran con un estafador que intenta embaucarlas para sacarles dinero.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, el 27 por ciento de los españoles encuestados no confía en general en las personas de las aplicaciones de citas. Sin embargo, sólo el 12 por ciento fue objetivo de los ciberdelincuentes, y el 30 por ciento de los que fueron contactados por los estafadores consiguió evitar un ataque.

Aun así, el temor a ser estafado lleva al 46 por ciento de los españoles encuestados a no utilizar este tipo de aplicación, como informa la compañía de ciberseguridad en un comunicado.

Los fraudes más habituales

Desde Kaspersky indican que los estafadores se sienten atraídos por los servicios de citas porque saben que los usuarios de estas plataformas buscan una conexión personal, y tratan de aprovecharse de ello.

Tinder sigue sumando usuarios BLOOMBERG

Los españoles encuestados el 'catfishing', o uso de una cuenta de perfil falsa, (52%), los enlaces o archivos adjuntos maliciosos (17%) o el robo de identidad (14%) entre los fraudes más habituales encontrados en las aplicaciones de citas.

Los usuarios que consiguieron evitar un ataque fueron capaces de identificar a un estafador por un perfil sospechoso que parecía falso (50%), se mostraron extremadamente cuidadosos y nunca enviaron dinero mediante 'apps' de citas (42%) o pusieron especial atención a los mensajes sospechosos (48%). Casi una quinta parte (18%) de los encuestados empezó a sospechar cuando el estafador se negó a concertar una videollamada.

La falta de privacidad también es un problema grave para las aplicaciones de citas. Al 33 por ciento de los encuestados españoles les preocupa que sus datos personales circulen por Internet. Además, el 20 por ciento reconoció haber eliminado los servicios de citas porque quería que su información personal fuera más privada.

El investigador de seguridad de Kaspersky David Jacoby afirma que "estar atento a algunas señales puede ayudar a estar alerta y prestar atención al comportamiento de la pareja digital". Sería el caso, por ejemplo, de que la otra persona pida dinero o datos personales durante el primer o segundo día de citas en línea.

Para evitar a los estafadores, desde Kaspersky recomiendan comprobar dos veces la configuración de privacidad de las cuentas de redes sociales y aplicaciones de citas para asegurar que la información sensible, como la dirección o lugar de trabajo, no se haga pública.

El robo de información personal y privada puede dar lugar al 'doxing', es decir, la publicación de información privada en Internet sobre un individuo o una organización, generalmente con el propósito de intimidar, humillar o amenazar.

La compañía señala que es posible reducir el riesgo de 'doxing' realizando una pequeña comprobación: buscarse en Google a uno mismo. "Imagina que tratas de buscar información sobre ti y mira lo que puedes encontrar. Existe la posibilidad de que te sorprenda la información que encuentres", apuntan.

También recomiendan no compartir el número de teléfono, y en su lugar utilizar las plataformas de mensajes integradas en las aplicaciones de citas.