La continuidad de José Mourinho en el banquillo del Tottenham es cada vez más incierta y la prensa inglesa no duda al señalar a su posible sustituto: Nuno Espirito Santo. Antes que nada, el exentrenador del Real Madrid debería fracasar en sus objetivos. Es decir, quedar fuera de la Champions League. Algo que a día de hoy se antoja factible.

Los ‘spurs’ son séptimos, a seis puntos de la cuarta posición que ocupa el West Ham. Eliminado con estrépito en la Europa League ante el Dinamo Zagreb, el conjunto londinense se enfrenta este domingo al Manchester City en la final de la Carabao Cup. Oportunidad de oro para que los ‘spurs’ celebren su primer título desde 2008, quizás también para que Mourinho salve la temporada.

Pero si la directiva decide pasar de página, el primer nombre en la lista será el de Nuno. Aunque el Wolverhampton esté cuajando una temporada gris -ubicado en la decimosegunda posición, más cerca del descenso que de Europa-, el extécnico del Valencia se ganó hace tiempo el respeto de la Premier League. Ascendió a los ‘wolves’ hace tres temporadas y lo instaló de inmediato en la élite. Quedó séptimo en las dos campañas siguientes y hasta alcanzó los cuartos de final de la Europa League. Todo ello con un sello propio, un estilo de juego muy reconocible.

Por todo ello, Daniel Levy admira al preparador luso y es su favorito entre los aspirantes para reemplazar a Mourinho, cuyo contrato vence en 2023. Sin embargo, la operación tendría de entrada un escollo económico. El Tottenham tendría que rascarse el bolsillo para hacerse con los servicios de Nuno, que en otoño renovó hasta 2023 con una cláusula de salida cercana a los diez millones de euros. Una operación que supondría un gran salto en la carrera del extécnico del equipo de Mestalla.