El contexto económico vinculado a la pandemia de Covid-19 y la retirada de Mediapro ha provocado una caída sin precedentes de los ingresos de los clubes de fútbol franceses.

Estos hechos se suman a las consecuencias económicas que ya golpearon duramente a los clubes la temporada pasada debido al cese del Campeonato y la consiguiente pérdida de ingresos.

Si bien el FC Girondins de Bordeaux está muy afectado, King Street, su accionista, después de invertir 46 millones de euros en el Club desde su adquisición, ha hecho saber que ya no desea apoyar al Club y financiar sus necesidades actuales y futuras.

Estas circunstancias llevaron al presidente a proteger el Club colocándolo bajo la protección del Juzgado de lo Mercantil de Burdeos. Se ha designado un representante al mando, que será responsable de ayudar al FC Girondins de Bordeaux en su búsqueda de una solución duradera