Fabián Ruiz siempre ha estado en la agenda del Real Madrid desde que dejó el Betis para irse al Nápoles hace tres temporadas. Además, el Barcelona y el At. Madrid también se han interesado por el centrocampista andaluz, pero el equipo italiano se negó a traspasarlo o lo tasó en cifras inalcanzables para impedir que se fuera. Su calidad es incuestionable, con una gran zurda y capacidad constructiva.

Pero el tiempo pasa y el jugador está decidido volver al fútbol español y dar por terminada su experiencia en Italia. Los tres grandes siguen interesados en su fichaje, pero no a cualquier precio. El Madrid fortalece ese interés con la llegada de Carlo Ancelotti, que fue su entrenador en el Nápoles y le conoce bien. Coincidieron en la primera campaña del jugador en el equipo napolitano en el que jugó 59 partidos y marcó ocho goles, quizá su mejor curso con los partenopeos.

El entrenador italiano ha sugerido a Florentino Pérez su fichaje para reforzar la medular, línea en la que anda corto de efectivos y con jugadores veteranos. Ancelotti tienta al jugador para volver a tenerlo a sus órdenes, aunque todo sea más un deseo que una realidad porque el Nápoles no negociará su venta hasta después de la Eurocopa. Esperan que se revalorice para pedir más dinero, lo que sería un problema añadido.

El jugador se niega a renovar desde hace tiempo y su club lo ha puesto en el mercado con un precio de 60 millones de euros. Una cantidad inflada ya que su valor de mercado es de 45 (‘Transfermarkt’), una cantidad más razonable sobre esos 60 e incluso los 100 que pedía el presidente de Laurentiis hace un par de temporadas. Si no rebaja el precio ninguno de los equipos españoles está en disposición de tirar la casa por la ventana en época de crisis salvo que encuentren una vía de financiación interesante o intercambiando jugadores.