Cherchesov, seleccionador de Rusia, quitó hierro a la polémica que surgió en los últimos días con la actitud de Cristiano Ronaldo y Paul Pogba, en torno a la retirada de botellas de Coca Cola y Heineken 0.0 respectivamente en las ruedas de prensa y que desató la ira de la propia UEFA por las millonarias pérdidas que están sufriendo ambas marcas y por la imagen que transmiten a Europa.

El entrenador ruso, una vez llegó a la comparecencia posterior al choque de Rusia contra Finlandia, cogió uno de los refrescos que estaban sobre la mesa de la sala, lo abrió y dio un trago como muestra de no ser partidario de los gestos de dos de las estrellas de la Eurocopa que se viralizaron en todos los canales de comunicación posibles.