El culebrón Neymar-FC Barcelona parece haber llegado a su fin tras cuatro años tras cuatro años de guerra. El club catalán ha hecho un comunicado en el que ha confirmado que ambas partes han cerrado sus litigios de manera extrajudicial y de forma amistosa.

Desde que el brasileño dejara el club culé en 2017 por 222 millones de euros, han sido tres las demandas en dirección Barcelona y una en dirección París, donde el juez dio la razón al club de la ciudad condal. Por parte del jugador, reclamaba una cantidad alrededor de 45 millones de euros, que tras firmar el acuerdo de renovación se le prometió. El Barça alegaba en su defensa que tras su marcha al PSG esa cantidad no le correspondía.

Y desde el club blaugrana, reclamaban 10 millones de euros al delantero brasileño por retenciones fiscales, donde alegaban que el jugador ingreso dinero de más durante su estancia en el club conforme indica las inspección fiscal a la que el club fue supeditado.

Te puede interesar:

Finalmente, y tras meses de negociación ambas partes han llegado a un consenso y cierran así el capítulo con un proceso transaccional, como apunta el club "para poner fin a procedimientos judiciales que estaban pendientes entre ambas partes: tres reclamaciones en la jurisdicción laboral y un procedimiento civil".