Javi Gracia no tuvo una buena experiencia en el Valencia CF y en diciembre, siete meses después de su cese en Mestalla, decidió hacer las maletas para marcharse a Catar para encargarse del equipo que manejó hasta la fecha Xavi Hernández: el Al-Sadd.

Sólo lleva un par de jornadas a los mandos del equipo en el que despacha clase Santi Cazorla, pero ya suma sendas victorias, con 5 goles a favor y ninguno en contra. Marchan segundos en la clasificación, pero este mismo martes pueden asaltar el liderato.