El mundo del fútbol le ha dado la espalda a Mason Greenwood después de sus presuntas agresiones a su pareja Harriet Robson, quién denunció en sus redes sociales los malos tratos del joven jugador del Manchester United adjuntando una serie de fotografías en las que se le ve con fuertes cardenales e incluso sangrando de forma abundante por la boca. La respuesta de compañeros, marcas y su propio club no se han hecho esperar. 

La última muestra de rechazo la ha realizado el propio Manchester. La entidad mancuniana ha ofrecido a sus aficionados la posibilidad de cambiar su camiseta gratis si tenían su nombre a la espalda, según el rotativo británico Daily Mail. El club ya le apartó hasta nueva orden mientras el jugador se encuentra acusado de agresión, violación y amenazas de muerte. Ahora mismo está en libertad bajo fianza después de pasar tres días en prisión. 

Desde el vestuario esta situación también ha obtenido respuesta por parte de Marcus Rashford. El ‘10’ de los Red Devils, famoso por su gran compromiso social y con la comunidad y por su enfrentamiento con Boris Johnson para que el gobierno mantuviese las becas de comedor para las familias más desfavorecidas, dejó de seguir a su compañero en Instagram y acto seguido publicó una foto con su pareja. 

También han reaccionado desde su sponsor técnico, Nike, quiénes han roto su vinculación contractual con él. En la propia tienda del Manchester, además, han quitado su imagen e incluso el popular juego de EA Sports, FIFA 21, lo ha eliminado de sus modalidades offline.