Jürgen Klopp ha entrado en un cruce de declaraciones con Pep Guardiola a propósito de las palabras del técnico citizen sobre que todo el mundo en el Reino Unido apoya al Liverpool en su intento de ganarle la liga. El alemán consideró que el entrenador español pudo haberse dejado llevar por las emociones al hacer el comentario.

"No tengo ni idea de si todo el país nos apoya. No es la sensación que tengo cuando vamos a otros lugares a jugar, en realidad es todo lo contrario", afirmó Klopp en una rueda de prensa previa al encuentro del martes contra el Aston Villa.

"Vivo en Liverpool y sí, aquí mucha gente quiere que ganemos la liga, eso es verdad; pero incluso aquí probablemente sea solo el 50 % porque el resto (en alusión a los seguidores del Everton) están metidos en otra lucha, al menos hasta ayer", añadió el entrenador germano.

Klopp sugirió que quizás Guardiola se vio "influido" al hacer sus declaraciones el domingo por las emociones que genera el deporte, en particular tras la derrota del Manchester City en la semifinal de la Liga de Campeones contra el Real Madrid (3-1) el 4 de mayo.

Influido por sus emociones

El entrenador alemán reconoció que él mismo hizo comentarios emocionales después del empate del Liverpool el pasado sábado frente al Tottenham (1-1), que colocó al club tres puntos por detrás del City -que ayer batió al Newcastle por 5 a 0- en la liga inglesa.

"No sé en qué situación estaba Pep, después de ser eliminado de la Liga de Campeones, lo que ya de por sí es difícil de aceptar, pero luego encima el Liverpool llega a la final (de la Champions), y luego se dicen cosas como: 'Ellos solo se enfrentaron al Villarreal y nosotros con el Madrid', y dices lo que dices", declaró Klopp.

El dardo de Guardiola

Guardiola dijo ayer a la cadena catarí beIN Sports que "todos en este país apoyan al Liverpool, los medios y todo el mundo".

"Por supuesto, porque el Liverpool tiene una historia increíble en la competición europea, pero no en la Premier League, porque han ganado una en 30 años, pero eso no es un problema en absoluto", mantuvo.

"Nosotros hemos estado allí en los últimos 11 o 12 años. Sé que a veces nos sentimos incómodos, pero no me importa si la gente quiere que el Liverpool gane más que nosotros. No es un problema", incidió el español.