El Getafe viajó este domingo a la localidad valenciana de Oliva y se ejercitará desde este lunes y hasta el miércoles a las órdenes del técnico José Bordalás para hacer una 'miniestadía', antes del choque que disputará la próxima jornada de LaLiga Santander frente al Real Madrid.

La victoria ante el Celta (1-0) ha generado algo de optimismo en un equipo que andaba deprimido en la penúltima posición de la tabla tras encadenar cinco encuentros sin ganar.

La salida de Quique Sánchez Flores y la llegada de José Bordalás no se tradujo en muchas sesiones de entrenamiento. De hecho, el entrenador alicantino apenas pudo completar tres días de trabajo entre sus dos primeros encuentros ante el Espanyol y el Celta. Perdió el primero y ganó el segundo, pero el Getafe aún es antepenúltimo, ocupa una de las plazas de descenso, a un punto de la salvación.

Bordalás, con el consenso de sus capitanes y jugadores, apostó por cambiar de aires para preparar el siguiente encuentro, que será clave en el futuro del Getafe. El club ya conoce a la perfección Oliva y sus instalaciones. En ellas, en numerosas ocasiones, ha completado algunas pretemporadas en verano para preparar diferentes cursos.

Para la 'final' del Bernabéu, Bordalás no podrá contar con dos de sus titulares: el uruguayo Damián Suárez y el turco Enes Ünal, ambos sancionados por acumulación de tarjetas, no podrán enfrentarse al Real Madrid. El hueco del primero, el lateral derecho, podría ocuparlo Juan Iglesias, mientras que Borja Mayoral, suplente frente al Celta, probablemente saldrá desde el inicio junto a Jaime Mata.

También estará presente un hombre clave en el Getafe, el uruguayo Mauro Arambarri, que ya recuperado de una lesión de tobillo fue titular frente al Celta. Su compañero de batallas en el centro del campo podría ser Nemanja Maksimovic, aunque Bordalás podría apostar por un jugador más creativo como Gonzalo Villar, que se perdió por sanción la pasada jornada.

Bordalás también está a la espera de la evolución de Luis Milla, a quien unas molestias en los isquiotibiales le han impedido disputar los dos últimos partidos del Getafe. Su presencia en el once es altamente improbable, aunque podría estar en el banquillo.

El miércoles, el Getafe abandonará la concentración de Oliva y regresará a la rutina habitual para continuar con la preparación del choque que disputará ante el Real Madrid, el primero de un calendario duro en el que tendrá que recibir al Elche y al Osasuna y enfrentarse a domicilio al Betis y al Valladolid.