El Alcoyano ha entrado en proceso de venta del club, según han reconocido fuentes cercanas al consejo de administración de la SAD, tras el interés mostrado por dos fondos de inversión dispuestos a hacerse con la mayoría accionarial y el control de la entidad.

Fuentes consultadas por EFE han confirmado que dos fondos, uno nacional y otro extranjero, se han puesto en contacto con el club con el propósito de lanzar una oferta de compra. "Estamos en una fase de hacer números y de valorar las propuestas recibidas", han explicado estas fuentes cercanas al consejo de administración.

"La viabilidad del Alcoyano en Primera RFEF", han añadido estas mismas fuentes, "pasan obligatoriamente por la entrada de capital que garantice la subsistencia económica del club. Creemos que el Alcoyano es un club atractivo, muy querido a nivel nacional y en una categoría muy interesante para llevar adelante un proyecto potente".

Actualmente el club subsiste asfixiado por unos ingresos que no le llegan para hacer frente a las exigencias económicas de una categoría como la Primera RFEF y que a punto estuvo de no poderse inscribir para el presente curso por los tres meses sin cobrar con los que cerró la pasada temporada.

La implicación de la sociedad alcoyana hizo posible que en el último momento se saldara la deuda y que se pudiera empezar a planificar la presente temporada. A ello hay que añadir la deficiente gestión con la que se cerró la etapa de doce años de Juan Serrano al frente del club, saldada con un millón de euros de déficit y por la que la actual directiva presentó denuncia por el impago de 150.000 euros en concepto de reconocimiento de deuda.

Actualmente es una SAD quien tiene el control del Alcoyano, con un 51% del capital en manos de empresarios y familias alcoyanas, mientras que el otro 49% corresponden a acciones propiedad del empresario ilicitano Miguel García Hita.

Precisamente uno de los principales empeños de Toni Justicia, actual presente del Alcoyano, al hacerse cargo del club en enero de 2021 fue tratar de evitar que la entidad cayese en manos de un accionista mayoritario que no fuera de Alcoy.

Antes que los actuales dos fondos de inversión que se han interesado por la compra del Alcoyano, el club ya recibió otras propuestas de venta pero fueron rechazadas con el apoyo de la mayoría accionarial de los empresarios alcoyanos.

Sin embargo, "el nivel de exigencia económica", ha explicado esta fuente, "nos obliga a tener que replantearnos el futuro de la entidad".

Según estas mismas fuentes la solución pasa porque el club pase a manos de un inversor potente. "No es lo que más nos gusta pero todos tenemos un límite y lo mejor no es sobrepasarlo. Ahora estamos a tiempo de que el club tenga un impulso y que llegue un proyecto potente que nos haga soñar. Confiamos en poder elegir bien por el futuro de la entidad", concluía esta fuente del club.