Héctor y Aitor Fernández dejaron en el tintero muchos asuntos pendientes la última vez que se vieron de manera telemática, hace año y medio y después de que el joven levantinista superase una larga enfermedad. El guardameta granota le prometió un encuentro cuando la pandemia se suavizase y cumplió su palabra en las horas previas del encuentro contra Osasuna, en el que fue un momento emotivo tanto para el portero como para Héctor.

El joven granota, de siete años, le regaló a Aitor Fernández un dibujo en el que estaban sus guantes deteniendo una partícula de un virus, con motivo del estado en el que estaba el COVID-19 cuando se conocieron en junio de 2020, y el ‘1’ le firmó un cromo en el que el de Mondragón era el protagonista. Además, jugaron con un balón sobre el césped del Ciutat de València en los instantes previos al duelo liguero. Sin duda, un encuentro que ni uno ni otro olvidarán.