El Levante Femenino no falló esta vez ante el Alhama, su verdugo en la Copa. Las granotas tuvieron que remontar un choque que se puso cuesta arriba y ya están un poco más cerca de jugar la Champions el año que viene.

El partido empezó con susto. Un grave error de salida de balón en un pase de Tarazona a María Méndez puso en bandeja el 0-1 a Raquel, que recibió el cuero sola con la portería vacía. Sin embargo la reacción fue inmediata y Érika empujó al fondo de la red un balón que había quedado muerto en el área tras despejar la defensa un primer remate de Paula Fernández. Laura evitó que el Levante se pusiera rápidamente por delante parando una volea de Alba Redondo y después hubo un palo de cada equipo.

No menos movido arrancó el segundo acto. Érika intentó el doblete con un remate desde la frontal tras una jugada individual de Mayra, que sería precisamente quien forzaría la falta de la que llegó el segundo. Sacó Paula Fernández y Tatiana, recién incorporada, la coló por la escuadra con un disparo inapelable. Una renta que haría crecer Érika rematando un nuevo envío de Mayra. En el tramo final lo volvieron a intentar los dos equipos pero no se movió más el marcador. Victoria clave y más presión a las perseguidoras.