El gol de Pablo Martínez al Lugo tuvo una bonita intrahistoria. Además de ser un tanto importantísimo para la victoria al llegar justo después del empate visitante, el centrocampista cumplió con su palabra y tuvo un detalle con los niños del Colegio El Armelar, al que había ido de visita días antes del partido.

Los alumnos pidieron al '6' que les dedicara su próximo gol y este aceptó: "Me parece bien pero yo quiero un poco de ayuda". Le sugirieron hacer una 'A', tocar la guitarra y dar una voltereta. Esto último ya le pareció un poco excesivo: "Esa celebración tiene un alto riesgo de lesión, o sea, yo no me quiero lesionar". Incluso un niño con alma de periodista se atrevió a narrar un gol suyo mientras hacía la celebración.

Este domingo llegó el partido, marcó a la primera oportunidad que tuvo y cumplió la promesa haciendo el gesto de tocar la guitarra. Los niños del centro, presentes en las gradas del Ciutat, se lo reconocieron coreando 'Pablo, Pablo'. Un cántico al que se sumó todo el estadio para reconocer la exhibición que protagonizó en el encuentro.