04 de septiembre de 2019
04.09.2019
MERCADO DE FICHAJES

Levante-Estrasburgo: Fijo, variable y porcentaje por Prcic

El traspaso del bosnio, clave para que el club salvara su bola de partido con el fair-play financiero por 60.000 euros

04.09.2019 | 22:17
Levante-Estrasburgo: Fijo, variable y porcentaje por Prcic

Con el encaje de bolillos de las últimas horas de mercado, el Levante UD consiguió salvar in extremis su bola de partido e inscribir en LaLiga a Radoja. Después de 15 bajas en una plantilla con excedente en número de jugadores y de salarios, el saldo positivo en el fair-play apenas ronda los 60.000 euros, una cantidad mínima que de entrada compromete la opción de reforzarse el próximo enero si fuese necesario.

Teniendo en cuenta el esfuerzo económico en los fichajes de Sergio León y Melero más la cesión de Mayoral, amén de no haber traspasado a Campaña, la operación definitiva para cuadrar las cuentas fue la de Prcic. Y es que a sabiendas de lo que acabaría ocurriendo con Doukouré y Sadiku, nada demasiado diferente al caso de Luna con el Rayo, el traspaso del bosnio ha resultado tan complejo como determinante.

Pese a estar tasado en 4 millones, económicamente la operación de Prcic ha estado por debajo del millón, al menos en lo que se refiere a la cuantía fija, alrededor de unos 600.000. Tras haber firmado en el verano de 2018 con la carta de libertad bajo el brazo, su ficha de 1,4 y las temporadas que le quedaban de contrato condicionaban y mucho la salida de un futbolista apartado desde el último stage del grupo, al menos en el trabajo de balón.

Detrás del traspaso que el club confirmó el mismo lunes se esconde una operación con una cantidad fija más otra variable por objetivos deportivos a la que hay que añadir el porcentaje de una futura venta. Una de las peculiaridades y a la vez complejidades es que el Levante comparte los beneficios del traspaso con el propio jugador, que ha renunciado a lo que le quedaba de contrato (dos años fijos y otro opcional) para firmar uno de tres temporadas con el RC Estrasburgo.

A diferencia de Prcic, las cesiones de Doukouré, sin opción de compra para un Huesca que apuntaba al groguet Santi Cáseres, y sobre todo Sadiku, una de las inversiones más caras de amortizar de la plantilla, sí que las costeará el Levante prácticamente en su totalidad. En el caso del delantero albanés, con el que se ha tenido que apañar otro año de renovación antes de cederlo, el club granota apenas se librará del mínimo salarial estipulado para Segunda División A, de 80.000 euros, pese a que su ficha llega al millón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook