09 de diciembre de 2019
09.12.2019
LEVANTE UD

Rubén García y Moses Simon son la solución económica

La obligatoriedad de venta de activos ya ha descendido y el club maneja alternativas para reducirla más

09.12.2019 | 20:30
Moses Simon jugando este domingo contra el Dijon.

Moses Simon, futbolista que la pasada campaña llegó a Orriols a cambio de cinco millones procedente del Gent y que no tuvo demasiada continuidad, está cuajando una muy buena campaña con el Nantes de la Ligue One y es una de las opciones que ahora mismo tiene el club granota para cuadrar cuentas. El Nigeriano, que tiene contrato firmado con el Levante hasta 2023, lleva ahora mismo 5 goles y 3 asistencias —la última de ellas este mismo fin de semana en el triunfo de su equipo por la mínima ante el Dijon— repartidos en los 15 partidos que ha disputado jugando como extremo, una posición en la que la plantilla azulgrana no anda sobrada de efectivos.
Con más de 1.200 minutos a las espaldas ya, la necesidad de vender que tiene el conjunto de Orriols para cuadrar sus números podría hacer que su hipotética salida este próximo verano no viniese del todo mal, pero ahí el Nantes tiene ventaja u obligación según se mire porque tendrá que comprarle obligatoriamente por una cantidad muy similar a la que costó si llega a los 10 goles o a un número de partidos jugados que no ha trascendido. Paralelamente el club galo también puede comprarle de forma unilateral y voluntaria por otra cantidad superior —alrededor de seis millones— indistintamente de cuál sea su rendimiento, pero en cualquier caso, si mantiene su nivel actual tendría opciones la próxima campaña incluso de quedarse en plantilla si finalmente el internacional nigeriano —que fue semifinalista de la última Copa África con su selección— no permanece en el Nantes.
Paralelamente, aunque las cantidades que ofreció el Levante previas a su junta general hablaban de obligatoriedad de vender activos por valor de 17 millones como consecuencia del 'fair play' financiero impuesto por LaLiga, finalmente la cantidad ha descendido hasta 15, de momento, debido a un nombre propio. Se trata de Rubén García, futbolista traspasado a Osasuna el pasado verano por tres millones fijos más unas cantidades variables sujetas a su rendimiento. El calendario de pagos estipulado por el jugador de Xàtiva, que permitirá al conjunto granota ingresar líquido ahora por la forma de fraccionar los plazos, es lo que ha hecho que la cantidad descienda.

Medio millón variable

Además, por cada campaña de esta y la próxima que el conjunto rojillo permanezca en LaLiga Santander, los navarros deberán abonar 250.000 euros más que hacen que el estrecho corsé del límite salarial no apriete tanto si 'entra' ese medio millón adicional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook