28 de marzo de 2020
28.03.2020
Superdeporte
LIGA IBERDROLA

Mensaje a Madrid y Barça: Un millón o se quedan en València

Pese al interés de Barcelona y Real Madrid, las dos se quedarán en València si no pasan por caja

28.03.2020 | 19:39
Las dos futbolistas concentradas con la Selección Española.

Ona Batlle y Eva Navarro finalizan contrato el 30 de junio, tomaron la decisión de no renovar con la entidad levantinista y, pese a que tengan la potestad de negociar con cualquier club con vistas a la próxima temporada, el equipo que quiera hacerse con sus servicios tendrá que abonar, de forma obligatoria, una cantidad importante de dinero, y a su vez de difícil acceso, por derechos de formación. Situación inusual, que no casa con la política que se establece en los parámetros masculinos y que distintas asociaciones ya trabajan para que tengan unas condiciones coherentes y que correspondan a la economía del fútbol femenino español.

Sobre la defensora y la atacante carga un punto reflejado en el Convenio Colectivo del Fútbol Femenino con tintes de opacidad y que afecta a las futbolistas menores de 23 años. Con 20 y 19 respectivamente, las jugadoras que entren en ese rango de edad, y que acaben su vinculación al término de la campaña, carecen de libertad para entablar conversaciones con otra entidad que quiera incorporarlas, y estas, si desean ficharlas, tendrán que pagar por deberes formativos al conjunto al que pertenecen. De no darse el caso, se verán obligadas a quedarse en su actual club, que tendría que compensarles con el siete por cien de la 'cláusula' que se pide por dejarlas cambiar de aires.

Las más caras de las afectadas

Diecisiete son las deportistas golpeadas por la normativa, y sobre ellas, las cantidades desmesuradas datan de 100.000, 250.000 y medio millón de euros. No obstante, la última cifra solo corresponde a Ona Batlle y Eva Navarro. Como refleja un documento publicado por la Cadena Ser, 10.000, 15.000 y 20.000 también son números -más ranozables- que se adjuntan a siete jugadoras, pero las restantes nadan sobre las unidades anteriores. El problema se debe a que son cláusulas de difícil acceso según lo que cobran las futbolistas, y no existe ninguna regulación en cifras económicas ni proporción según sus salarios. Sin ir más lejos, va en contra de la normativa FIFA y UEFA Ninguno de sus cuatro niveles de compensación por formación supera los 90.000.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook