La tercera generación del BMW X1 llega con muchas novedades. No tan solo en el apartado estético, también en la amplia lista de mecánicas disponibles y su enfoque electrificado. Estará disponible a partir de octubre en sus variantes térmicas, diésel (sDrive18d) y gasolina (sDrive18i), a la espera de las primeras unidades híbridas enchufables (xDrive30 e y xDrive 25e), que llegarán en noviembre junto a la estrella del portfolio: el BMW iX1 XDrive30 100% eléctrico. Para los modelos mildhybrid deberemos esperar a 2023 y todos ellos se combinan con el cambio automático.

Existen algunas unidades que sí se venderán en el resto de Europa, como es el caso de las xDrive23 y xDrive23d, que la firma no ha visto oportuno traer a España. Básicamente, porque no tienen suficiente tirada, de modo que ajustan sus pedidos para una mejor, y más ágil, recepción de las unidades exitosas en nuestro mercado.

Más robusto

El BMW X1 de tercera generación sigue los pasos marcados por sus hermanos mayores, apostando por una imagen contundente de hombros anchos y figura esculpida. La evolución significativa se la lleva la parrilla que, esta vez, mantiene la forma cuadrada en los riñones con lamas verticales que serán cromadas o negras en función del acabado xLine o M Sport.

Un detalle decorativo que se repite en el paragolpes, con entradas de aire más grandes y de aspecto deportivo. Los grupos ópticos se perfilan para dar el salto tecnológico del LED de serie, siendo adaptativos y con función luz Matrix en el acabado superior.

El enfoque claro a la robustez se combina con un perfil dinámico y alargado, que le hace parecer más grande de lo que es. Hablamos de un todocamino compacto de 4,50 metros de largo por 1,84 m de ancho y 1,64 m de alto. La distancia entre ejes, de 2,69 metros, ofrece habitabilidad suficiente para cuatro miembros y un maletero de 540 litros de capacidad, ampliable a 1.600 con los asientos traseros abatidos.

De la vista lateral nos quedamos con ese techo de ligera caída y los faldones laterales, que cambiarán su moldura de cromado a negro según el acabado. Las llantas arrancarán en las 17 pulgadas para el BMW X1 de serie, creciendo hasta las 19” en otros acabados y, opcionalmente, hasta las 20 pulgadas. Me gusta especialmente el recurso de los hombros contundentes sobre la rueda trasera, y el marco que generan los grupos ópticos traseros con la L invertida.

Interior del iX

El habitáculo de un BMW siempre sigue las pautas de innovación, calidad y modernismo, que ahora marca la nueva hornada del BMW iX. El primer todocamino 100% eléctrico de la firma, del querepasamos sus claves en este enlace, ha servido de inspiración para el salpicadero de esta tercera generación del BMW X1. Como se ve en las imágenes, las pantallas curvas (Curved Display), de 10,25 pulgadas para la instrumentación y 10,7” la central, adoptan la misma disposición flotante.

Esta apuesta por la tecnología, en el modelo de acceso a la gama SUV de BMW, demuestra la confianza de la firma en su relevancia comercial. También cuenta con lo último del sistema operativo BMW 8, con menús de última generación, mejoras en el entendimiento del lenguaje natural y una reducción notable de la botonería. Eso sí, en la consola central, ahora también flotante, han mantenido algunos mandos necesarios para la marcha, como es el selector que sustituye a la palanca de cambios tradicional.

La sensación de calidad no solo viene por la alta presencia tecnológica, también han trabajado en esa percepción que otorgan los materiales y colores elegidos. En el caso de los asientos, de corte deportivo, podrás elegir entre la tapicería Sensatec y el cuero Vernasca (opcionales). Como ya es habitual, también dispondrán de paquetes para la mejora del equipamiento, con el Innovation, Travel, Comfort y Premium.

Además, y pese a su tamaño, las plazas de atrás admiten fácilmente a dos adultos de 1,80 metros y tres niños más pequeños. En función de tus necesidades de espacio podrás jugar con los 12 centímetros de la banqueta trasera, que se mueve longitudinalmente pero solo en las unidades de combustión.

Hasta 5 propulsiones diferentes

El salto cualitativo de este BMW X1 no solo se percibe, también esconde una actualización profunda en el apartado mecánico. La oferta comercial arrancará con el BMW X1 sDrive18d en octubre, que llegará junto a las unidades diésel sDrive18d. El gasolina de 156 CV firma un consumo homologado de 7,0 a 7,3 l/100 km, mientras el diésel se contiene en los 5,5 a 4,9 l/100 km con 150 CV de potencia.

La gama electrificada tardará algo más en aterrizar en España, con los modelos PHEV o híbridos enchufables de quinta generación, y el modelo mildhybrid de 48V, con el bloque eléctrico integrado en la caja de cambios Steptronic de siete velocidades. Los BMW xDrive30e, de 326 CV y 477 Nm, y el BMW xDrive25e, de 245 CV y también 477 Nm, han aumentado su autonomía eléctrica hasta los 89 kilómetros.

La firma bávara no ha querido extenderse en el apartado de la conducción, dado que tendremos que esperar unos meses para probar este nuevo SUV compacto. Mantendrán el ADN que apuesta por el equilibrio entre la deportividad y el confort necesario para viajes largos. Eso sí, los ingenieros han trabajado para reducir su peso al mismo tiempo que ampliaban la distancia entre ejes y la anchura de vías.

Todo parece indicar que con un claro objetivo en pro del dinamismo, como lo es la elección de un diferencial de deslizamiento limitado y un sistema de suspensión M adaptativa (opcional) que regula la suspensión, endurece la dirección y rebaja la altura del coche en 15 milímetros.

El eléctrico

Sin duda alguna, el BMW iX1 es el lanzamiento más esperado de esta nueva hornada. La variante 100% eléctrica será el primero con tracción total desarrollado para este segmento SAV (SUV compacto) premium. Los dos motores, uno por eje, sumarán una potencia de 313 CV (230 kW) con un par motor total de 494 Nm. Gracias a la función Boost será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos.

Todavía no tenemos los datos oficiales de la capacidad de batería, que se extrae de los conocimientos adquiridos con el BMW i7 para dotar al BMW iX1 de más de 400 kilómetros de autonomía. Especialmente en los aspectos del software de carga, que permite una carga de 30 minutos en puntos de 130 kW y 7 horas para los de 11 kW. Eso sí, y de manera opcional, podrás adquirir un enchufe para cargas de 22 kW, que completa ese proceso de carga en 3 horas y 30 minutos. . La colocación, completamente plana, permite ofrecer un maletero nada desdeñable de 490 litros de capacidad.

Precios:

BMW X1 sDrive18i 41.700 euros

BMW X1 sDrive18d 40.900 euros

BMW X1 xDrive25e 51.900 euros

BMW X1 xDrive30e 54.900 euros

BMW iX1 54.900 euros