Otra vez parados a la espera de Lim

No hay otro camino para recuperar el pulso, pero de momento todo vuelve a estar parado

Mauro Arambarri, jugador del Getafe y pretendido por el Valencia CF

Mauro Arambarri, jugador del Getafe y pretendido por el Valencia CF / GETAFE CF

Rafa Marín

Rafa Marín

El Valencia vive al límite con Lim. Pero, además de representar peligros, las crisis son momentos de oportunidades. Y en este caso las mejores las tienen los jóvenes. Es una de las lecturas del parón de selecciones, con valencianistas repartidos por el mundo y en especial por las categorías inferiores de España. En la sub-19 está Jesús Vázquez, que como Mosquera es uno de los que madura a marchas forzadas. Hay que celebrarlo, aún más sabiendo que los dos están blindados. Lo mismo Guillamón pero todavía no Gayà ni Soler, como tampoco Bryan Gil o un Ilaix del que ya se sabe que no volverá a Alemania. Con la vuelta de tuerca que se avecina sobre el fútbol a cuento de la ley del deporte y las nuevas normas de control económico de la UEFA es cuando más fundamental parece que Lim haga algo. Si no vende, que sigue siendo que no, al menos que invierta y no desperdicie una oportunidad como esta para rodear a los de la casa de veteranos y futbolistas que marquen diferencias. No hay otro camino para recuperar el pulso de la plantilla, pero de momento todo sigue parado tanto en entradas como salidas. Poco puede hacerse así con esos candidatos a fondo de armario con los que contacta Corona. Fichajes de bajo coste a la espera de hacer hueco a las renovaciones, ver con quién se hace caja además de con Guedes y si por Arambarri se oferta en serio. 

DE FRUTOS

Otro de los jugadores en ese radar es el segoviano. Lo normal es que no juegue más con el Levante, por más que él pelee por hacerlo. Su traspaso será el más alto del verano en Orriols y parece difícil que vaya a estar por debajo de los dos dígitos, si bien es seguro que la política de Quico ya no será tan rígida. Es el Levante y no el Real Madrid quien tiene la sartén por el mango y eso que Felipe tiene muy claro que el mejor negocio para Florentino sería comprarlo.

A POR LA LIGA

No fue una sorpresa pero sí un fastidio la derrota en La Fonteta. Y es que las ausencias volvieron a pasar factura a un Valencia Basket cogido con pinzas que se quedó corto. Otra vez a las puertas de la final de su Copa. El buen partido en el plano individual de las Ouviña, Leti o Gulich no fue suficiente contra la falta de frescura en los minutos finales. Es el segundo golpe consecutivo después del de la Eurocup pero ahora de lo que se trata es de levantarse rápido y de llegar en las mejores condiciones a las rondas finales de la Liga.