Opinión

El dominó de UEFA

Se habla mucho de que la Liga española es muy dura en cuanto a sus controles financieros, pero la UEFA no se queda atrás

Osasuna celebra la clasificación europea

Osasuna celebra la clasificación europea / SD

Siendo uno pequeño, cuando jugaba con las fichas de dominó, más que seguir las reglas de este apasionante deporte mental, las ponía de tal forma que, en línea una tras otra, se caían al empujar la primera y vuelta a empezar. Vaya forma de pasar la tarde, se dirán ustedes, pero es que, con dos canales de televisión, uno que solo tenía horario por la tarde, sin redes sociales y otras modernidades, en verano se jugaba a las cartas, o al dominó, a la espera de que el sol (que ya pegaba entonces) se escondiera algo y pudiéramos salir a patear el balón en interminables partidos…

Viendo lo que ha acaecido en esta semana en la UEFA, recordé esas fichas que iban cayendo una tras otra y que, tras la última, volvía a iniciar. No había reglas de fair play financiero, ni asuntos disciplinarios ni sanciones por falta de ético, pero el deporte moderno sí las tiene y los jefes europeos del fútbol nos tienen en vilo, cuando está a punto de comenzar cada temporada, para saber quiénes estarán en un sorteo para jugar sus competiciones.

Como digo, esta pasada semana se han tenido tres noticias de importancia. La primera, que el Club Atlético Osasuna, que recordemos es uno de los solo cuatro equipos que no es SAD en el fútbol profesional en España, que había sido considerado “no apto” para entrar a competir en la Conference League, la tercera Copa en calidad de la UEFA, después de un recurso ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), ha conseguido llegar a un acuerdo (un llamado “laudo de consentimiento”, donde las partes, el club navarro y los uefescos, han determinado que sí tenía derecho aquél a entrar en el bombo europeo.

Los argumentos del Osasuna eran, a mi entender, aplastantes, comenzando por que fue el propio club el que, cuando conoció lo que una junta anterior había realizado, denunció los hechos. La condena a quien desvelaba un delito no tenía sentido alguno. Después, la justicia española sancionó a dos directivos, pero no al club, con lo que más madera a favor del mismo y, en tercer lugar, el Osasuna obtuvo el derecho a una indemnización, lo que le hacía más claro su papel de víctima y no de defraudador.

Con todo ello, y a pesar de los inspectores disciplinarios primero y del comité de apelación después, la UEFA dio su brazo a torcer. Hay aún, sin embargo, una posibilidad de una multa por haber acudido (a la par que al TAS) a los tribunales ordinarios en Pamplona, veremos en qué queda. Enhorabuena a los navarricos. Pero, también existía una especie de malestar, al ver que los inspectores disciplinarios (otros) de la UEFA, no veían motivo de sanción alguna al FC Barcelona, por el caso Negreira. Y, aquí, se ha producido un hecho distinto, ya que el órgano que debía sancionar o no al club catalán, y que podría haber seguido la línea de los investigadores, ha decidido que, de momento, se admite al Barça.

Ello quiere decir que se le admite “provisionalmente”, para la Champions de 23/24. Está claro que esa provisionalidad no le va a privar de la presente temporada recién iniciada, sino que podrá caer la guillotina más adelante. Los mismos inspectores han sido mandatados para seguir vigilando lo que acaece en los tribunales española y, si el Barça termina teniendo alguna culpa y sanción aquí, lo lógico es que caiga también en Europa. Podrá ser el año que viene o al otro, dependiendo de la lentitud o velocidad de nuestra justicia.

Esto es en nuestras fronteras, pero en Italia, la Juventus, que había consensuado no participar este año en la Conference League, le ha sido confirmado esto, pero, además, una multa de 20 millones de euros, de los cuales 10 son firmes y los otros 10 vendrán debido más o menos, dependiendo de los resultados económicos futuros de la Juve.

Se habla mucho de que la Liga española es muy dura en cuanto a sus controles financieros, pero la UEFA no se queda atrás, y creo que es algo necesario y, además, útil, ya que enseña la vía adecuada y la nefanda, que no ha de seguirse. Sin embargo, de igual forma, aprecio que la legalidad, que los reglamentos y que las pruebas son aceptadas por los organismos internacionales, no siendo injustos y, si lo son, saben rectificar.

Ya he vuelto de la Copa del Mundo femenina de FIFA, con un ambientazo en cuanto a público y me quedan unos doce días de trabajo intenso antes de marcharme de vacaciones (donde habrá trabajo, pero no tanto) y este es mi último artículo antes de septiembre. Por lo que a mí respecta, les deseo unas felices vacaciones, los que las tengan, y aguantar a los que las vayan a tener más tarde (y a esperar a los que ya las tuvieron…).

En estos días de montaña, playa, ciudad, ruralidad o cualquier otra decisión o posibilidad de que uno tenga, siempre vale la pena tener unos cuantos libros a mano, por lo que voy a recomendar tres: el primero, “Los asquerosos”, de Santiago Lorenzo; el segundo, “Púa” de Lorenzo Silva y el tercero “Otra gran obra maestra del cine”, de Tom Hanks. Vivan, disfruten y hasta la vuelta.