Opinión

Big Three en La Fonteta

Diez años después del primer intento, València podrá disfrutar y ‘sufrir’ a Novak Djokovic

Novak Djokovic durante el US Open

Novak Djokovic durante el US Open / WILL OLIVER

El duelo entre Carlos Alcaraz y Novak Djokovic en València se ha vuelto a escapar de las manos por segundo año consecutivo. El destino hizo que España y Serbia quedaran emparejadas en el mismo grupo de nuevo, pero si el año pasado fue el de Belgrado quien renunció a jugar con su selección, en esta ocasión ha sido el murciano quien ha tenido que tomarse un respiro después de su larga gira americana y acabar con molestias en la semifinal del US Open. Djokovic, además, llega como número del 1 mundo tras ganar en Nueva York, tal y como hizo el año pasado Alcaraz. Pero en el caso del serbio, se da la circunstancia que será la primera ocasión en su carrera en la que juegue en València, a pesar de que estuvo a punto de hacerlo en 2013, cuando tuvo una invitación del Valencia Open 500 que desestimó a última hora a pesar de necesitar sumar puntos para intentar acabar el año por delante de Rafa Nadal en el ranking ATP.

Con la excepción de la participación del balear en Open de la Comunidad Valenciana en el CT Valencia en 2005, cuando apenas tenía 18 años y aún no había ganado ningún título de Grand Slam, la presencia de los jugadores del Big Three se resistía año tras año en la ciudad de València, aunque para el recuerdo queda el cruce entre España y Serbia en Benidorm en los octavos de final de la Davis de 2009, con Nadal y Djokovic.

El manacorense, 13 años después de aquella presencia en el CT Valencia, volvió a la ciudad con ocasión de la épica eliminatoria ante Alemania en la Plaza de Toros de València en 2018. Aquella fue la primera ocasión en la que un integrante del llamado Big Three jugaba en la ciudad siendo ya una leyenda del tenis.

Roger Federer, propietario del torneo de Basilea que coincidía en fechas con el Valencia Open 500, nunca jugó en València, como tampoco lo ha hecho Djokovic hasta la fecha. Así, la de esta semana es una oportunidad única de ver al tenista más laureado de todos los tiempos, que ha alcanzado ya los 24 títulos de Grand Slam y vuelve a recuperar el número 1 de la ATP.

Y tras una ausencia lógica en los partidos del martes, está dispuesto a jugar los cruces del viernes y del sábado, el primero de ellos ante España.

Delante no tendrá a Rafa Nadal ni a Carlos Alcaraz, un serio contratiempo para David Ferrer en su estreno como capitán, pero el de Xàbia cuenta con la garantía de un Roberto Bautista que ya sabe lo que es ganar la Davis y que repite experiencia del año pasado, recuperado ya de la lesión que le impidió jugar el US Open.

El de Benlloch, además, no será el único valenciano en la gran cita tenística del año en València, con un Bernabé Zapata que llega con más hambre que nunca al que puede ser su debut con España, en la Davis y en su casa.

La Fonteta, así, afronta una semana única, con la ambición de llevar a España en volandas hacia la Fase Final y con la histórica presencia de Djokovic en València. Y todo sin olvidar que la fiesta tenística aún podría ser más grande en un futuro próximo en el Roig Arena.