Opinión

De la Albufera al Río Sena

El deporte valenciano entra de la mano de FER en el esprint por los billetes para los JJOO

Salva Cases se ha proclamado subcampeón de Europa de judo en -73 kg

Salva Cases se ha proclamado subcampeón de Europa de judo en -73 kg / Redacción SD

Siete son los deportistas valencianos que han logrado ya el billete olímpico para 2024 y cuatro de ellos, Néstor Abad (gimnasia artística), Polina Berezina (gimnasia rítmica), José Quiles (boxeo) y Nagore Folgado (atletismo adaptado), han sido los elegidos para protagonizar el vídeo promocional en la Albufera que marca el camino al resto en los próximos meses, de la mano de un Proyecto FER que abre el plazo para entrar en la 12ª edición de sus becas.

En un ciclo olímpico más reducido de lo normal por el retraso de un año en Tokio por la pandemia, el deporte valenciano entra en la carrera final por acercarse al menos a los 30 representantes de Río 2016 o los 35 de Tokio 2020, ya con otras tres gimnastas entre las clasificadas (Alba Bautista, Mireia Martínez y Patricia Pérez) después del exitoso e histórico Mundial que acogió Feria Valencia en agosto. Pero si hay un deportista que ejemplifica a la perfección el objetivo del Proyecto FER que arrancó Juan Roig de la mano de la Fundación Trinidad Alfonso en 2013 es Salva Cases, reciente subcampeón de Europa de judo. El alicantino, integrante del Proyecto FER desde hace más de ocho años, ha pasado por la categoría ‘vivero’, la ‘promesas’ y la ‘élite’ y tras su éxito del pasado fin de semana en Montpellier, está a un paso de lograr su clasificación olímpica en la categoría de -73 kg. Un ejemplo de ‘Cultura del esfuerzo’ y talento que ha llegado a la élite internacional en un camino que quizá podría haber recorrido sólo, pero al que le ha ayudado de forma destacada el Proyecto FER. Y no sólo por cuestiones económicas. Un camino similar han tenido el atleta Quique Llopis, el triatleta Roberto Sánchez Mantecón, y la propia Polina Berezina, integrantes de FER desde categoría vivero.

De los 20 deportistas que empezaron becados en 2013 se ha ido subiendo hasta una media de 150 en los últimos tres años, con más de un millón de euros destinados al Proyecto cada temporada y ampliando el mismo a entrenadores y clubes de los deportistas, claves en este camino de cada ciclo olímpico y reconocidos justamente por ello. Unos 450 deportistas se han visto beneficiados de estas becas en el total de las anteriores 11 ediciones, una cifra sin comparación en ninguna otra Comunidad Autónoma y un privilegio que hay que aprovechar y reconocer. Y siempre accediendo por pura meritocracia a partir de unos requisitos absolutamente objetivos recogidos en unas bases que se actualizan cada año. Las medallas olímpicas y paralímpicas, como en Río y Tokio, serían de nuevo la guinda a este proyecto, pero ya es un éxito el camino recorrido por todos, desde los que lleguen a la novedosa ceremonia inaugural en el Río Sena de París hasta los que se queden en el camino y aplacen sus sueños hasta Los Ángeles 2028.