Opinión

La autocrítica de Baraja es el camino

REAL MADRID - VALENCIA CF

REAL MADRID - VALENCIA CF

Lo mejor de la noche fue la autocrítica de Rubén Baraja en la sala de prensa del Bernabéu. La verdad es que podía haber puesto mil excusas a la derrota, pero no lo hizo. Lejos de buscar justificaciones, puso los puntos sobre los íes y no escondió los errores del equipo que, desgraciadamente, fueron muchos. El Pipo sabe que el partido de anoche no era su liga, pero por encima de todo sabe «jugando así sufriremos».

El técnico asume que su equipo no dio el nivel y que esto les tiene que servir para aprender. Hace bien. El Pipo no busca excusas, solo soluciones. Su exigencia es el camino para seguir creciendo. El equipo estuvo mal. La afición, en cambio, de diez. El comportamiento de los aficionados que viajaron a Madrid fue ejemplar demostrando que todos aquellos que acusaron a Mestalla de racista debería estar bien callados. O rectificar. Si el Valencia y su entorno estaba enfadado antes del partido solo fue porque se siente maltratado y perseguido por el ‘caso Vinícius’.

Seguro que este domingo no vemos imágenes de televisión de los aficionados valencianistas dando ejemplo en la grada del Bernabéu. Eso no interesa. Por cierto, leo antes de cerrar el periódico en un medio nacional que lo mejor es no enfadar al Real Madrid porque te puede meter cinco o más goles como anoche.

¡Qué ganas tenían algunos de pasar facturas! Curiosamente, son los mismos que por la mañana pedían que solo se hablara de fútbol. El rodillo blanco no tiene piedad, pero con SUPER no podrán. Amunt sempre.