Opinión

No hay nada que celebrar con las cuentas del club

Kiat Lim en una imagen de archivo

Kiat Lim en una imagen de archivo / SD

El Valencia CF hizo públicas sus cuentas anuales y lo cierto es que por muchas ganas que le pongan Javier Solís y compañía en defenderlas, la realidad no es otra que el club confirma temporada tras temporada su camino hacia la mediocridad más absoluta. Que han reducido las pérdidas es un hecho, pero la pregunta es cómo lo han logrado. ¿Generando más ingresos? Mejor para otro día. Meriton Holdings iguala a la baja y llama sostenibilidad a no perder mucho dinero a base de empequeñecer al club, darle una plantilla de una calidad muy inferior a la que le corresponde por historia y vender a la mayoría de referentes para la afición. Así cualquiera. Lo que se le pide a la dirección de un club es que tenga la capacidad de gestión y la imaginación suficiente como para armar un gran equipo incluso en situaciones de dificultad que permitan a la entidad clasificarse para competiciones europeas y terminar en los puestos de arriba para generar ingresos derivados del rendimiento deportivo, que es de lo que va esto. Todo lo