Opinión

El compromiso por encima de lo demás

Llegará el momento en el que delante no estará el Arosa y entonces el dilema será otro. Pero ahora el mensaje está muy claro

Canós, imagen del encuentro

Canós, imagen del encuentro

Parecerá poco pero es suficiente sacar un partido envenenado, de esos en los que menos siempre es más. Después del mensaje en la víspera de Baraja, con los nombres y apellidos de los fichajes que en una situación como esta tenían que aportar, el Valencia hizo como pudo lo que era su obligación. Y de paso se volvió a demostrar porqué el técnico dijo lo que dijo. Llegará el momento en el que delante no estará el Arosa y el dilema será otro más allá de celebrar que no hubiese lesiones conforme estaba el campo.

Pero ‘la unidad B’ es esto, pese al gol de Yaremchuk, las paradas de Jaume y los regresos. Que pase el siguiente y que el Pipo tenga los cinco sentidos en eso, consciente como es de lo que hay. Además a sabiendas de que para fichar mal, no es que sea mejor no hacerlo sino que tiene igual. A estas alturas de la temporada, en los números de la pasada y con la diferencia de que hay un furgón muy de cola, cualquier análisis pasa por tener en cuenta todos los factores, tanto externos como internos. Y tener claro que, si vienen mal dadas, no será Lim quien acuda al rescate de nadie.

Están los que son y son los que están, incluidos los chavales que completaron la convocatoria. Y también están los que son y son los que están en el Levante, con el añadido eso sí de Campaña, que se ha pagado el regreso a los entrenamientos literalmente de su bolsillo con una póliza que exime al club de cualquier imprevisto.

Aunque a Danvila le deberían haber informado más y mejor antes de su comparecencia para que no dijese lo que dijo, máxime cuando era cuestión de horas su incorporación al grupo, ahora de lo que se trata es de no hacer el canguelo económica ni deportivamente con un futbolista al que no se le pueden hacer ascos y del que también cabe esperar que sea agradecido cuando se le necesita como nunca. Hay veces, la mayoría, en las que el compromiso está por encima del resto de consideraciones. Lo sabe Calleja. Y lo sabe todavía mejor Baraja.