Opinión

Los agravios de Cuadra y Peter Lim

Fichar no solucionará nada. El agujero es muy grande. 'Lim out', perdiendo y ganando

Imagen de archivo de Peter Lim

Imagen de archivo de Peter Lim / Redacción SD

Cuadra Fernández es malísimo. Tal cual. Con todas las letras. Javi Guerra tenía razón. El año pasado ya se llevó algún ‘neverazo’ del Comité Técnico de Árbitros y será difícil que este año no repita. Es candidato número uno. Lo peor es que es malo y «chulo». Imagínense cómo tuvo que ser la falta de consideración del árbitro a los jugadores para que un chico educado y comedido como Pepelu explotase al final del partido: «Cuando desde el minuto uno te tratan con esa chulería pues es difícil jugar un partido».

Ya las tuvo en su día con un tipo mesurado como Modric. ‘Por sus hechos los conoceréis’. Pues eso. El problema es que Cuadra, además de malo y chulo, demostró ser injusto. El madrileño del Colegio Balear castigó a Javi, pero no se atrevió con Vinícius la temporada pasada cuando le aplaudió tres veces en la cara ante el Almería o le llamó «loco» contra el Sevilla. Doble rasero se llama. Normal que el valencianismo se sienta agraviado.

Todavía están muy recientes las sanciones ‘ejemplares’ a Gayà o a  Mestalla por el ‘caso Vinícius’. Aunque para agravios que duelen a la afición: el de Peter Lim. Este verano sin ir más lejos invirtió 381 millones de euros en un hospital en Vietnam. Igualito que aquí. Hay empresas y empresas para él. El máximo accionista abandonó al club en 2019 y tarde o temprano lo arrastrará al descenso. Fichar en invierno no arreglará nada. Ninguna medianía solucionará esto. El agujero es muy grande. Y cada día más. ‘Lim go home’. En las derrotas y en las victorias. SIEMPRE.