Opinión

A domicilio es otra cosa

No me gustó Peter, creo que no estuvo acertado, pero hay que darle una oportunidad

Hugo Duro disputa un balón durante el duelo entre la UD Las Palmas y el Valencia CF

Hugo Duro disputa un balón durante el duelo entre la UD Las Palmas y el Valencia CF / EFE

Un Valencia CF en casa y otro fuera. Es la única explicación que me queda para tratar de encontrarle sentido a lo del sábado porque, para mí, sí fue merecida la derrota. Podemos pensar que fue mala suerte en el último suspiro pero viendo el partido -cada uno está en todo su derecho-, los números y las sensaciones que ofrecía el equipo el sábado en el Estadio de Gran Canaria, todo apuntaba a que había más posibilidades de perder el partido que de ganarlo o empatarlo. A domicilio este equipo es otra cosa.

Porque unas tablas habría sido un premio maravilloso para un Valencia CF que solo tuvo dos remates entres los tres palos en todo el partido, siendo uno de ellos el remate de Mosquera de cabeza y el otro un rebote tras un pase de Jesús Vázquez. Nada más. No puedo decir que no se esforzaran, pero no vi el mismo ímpetu ni intensidad que en Mestalla.

Porque esto es como cuando en un examen estudiabas para aprobar e ibas con lo justo porque te valía el 5. Lo más normal es que te dejaras temas y, si la suerte caía de tu lado, pusieran los que te habías estudiado. Al Valencia CF ayer le pasó un poco lo mismo. El plan de partido era aguantar tres cuartas partes del mismo durmiéndolo y aprovechar alguna contra para dar un zarpazo y volver a la cueva. Pero resulta que el golpe lo dio el conjunto canario y quienes fuimos al hoyo fuimos nosotros.

Sí que es cierto que el Valencia CF es un equipo que no necesita mucha posesión ni control de balón para poder sacar los partidos adelante. De hecho, más allá del 75-25 de posesión que se dio el sábado, el Valencia CF es el quinto equipo con menos puntos en iniciativa de juego, es decir, que los de Baraja no necesitan tener el balón para hacer daño a sus rivales. Pero para ello debes tener un porcentaje alto de efectividad y acierto cara a gol y, la realidad, es que ayer no tuviste ni la oportunidad de tenerlo. 

Si nos amparamos en las ABP -acciones a balón parado- el Valencia CF también fue claramente inferior. Ningún córner en todo el partido por cinco de la UD Las Palmas. De las 14 acciones totales del partido, 11 recayeron en el conjunto de García Pimienta y tan solo 3 -siendo dos de ellas alejadas- para el Valencia CF. Baraja salió a defender y a hacer bueno el punto inicial, como suele ser habitual a domicilio y eso, unido a que los cambios de Las Palmas aportaron más, acabó por romper un aburrido encuentro.

Por cierto, no me gustó Peter Federico González. Creo que no estuvo acertado, pero no por ello lo voy a matar en sus primeros minutos con el Valencia CF. Hay que darle una oportunidad-aunque no quede tiempo- para adaptarse. Eso sí, tiene que mejorar mucho a nivel táctico -sobre todo defensivo- y trabajar al máximo si quiere ganarse un hueco en este equipo. Me parece más complicado lo de un Amallah al que sigo sin verle en este Valencia CF. 

Salvo contadas excepciones esta temporada, la propuesta de Baraja fuera de casa es menos intensa, menos agresiva y más conformista. Todos sabemos que el fuerte de este grupo es jugar en Mestalla, donde se está convirtiendo en un fortín, pero el cambio es drástico.

Porque, más allá de la mala planificación y de la desidia que pueda desprender quienes gestionan el club, esta plantilla puede dar más a domicilio. Vaya por delante el agradecimiento a lo que están consiguiendo, pero al margen de los errores individuales -que los hay- este grupo puede ofrecer más cosas que ya les hemos visto hacer. Y es que no sé si por la propuesta, por la mentalidad o por dosificar esfuerzos, pero a domicilio, este Valencia CF, es otra cosa.