Oportunidad de oro es la que tendrá hoy Pedro Martínez Portero para ganar el que sería su primer título ATP. El alcireño superó ayer en tres sets por 4-6, 6-3 y 6-3 al alemán Daniel Altmaier y se clasificó para la final del ATP 250 de Kitzbühel (Austria), tras dos horas y 28 minutos de partido. 

El valenciano, de 24 años y actualmente 97 en el ranking mundial, cedió la primera manga tras sufrir la rotura de su saque en el séptimo juego, pero supo reaccionar con un contundente 5-0 en el segundo, que luego, pese a ver como su rival le descontaba una pérdida del saque, le llevaría a hacerse con el mismo y, con ello, forzar el definitivo tercer set.

En la tercera manga, tras el 2-2, dos roturas del saque del alemán en el quinto y noveno juego, le dieron el triunfo y el pase a una final que será su primera final en el circuito. 

Su rival será el noruego Casper Ruud , quien se impuso al francés Arthur Rinderknech en dos sets por 6-3 y 7-6. El de la final será un duelo inédito en el circuito, pero el ranking hace que quizá el valenciano llegue con menos presión, al ser el 97º del mundo, mientras que Ruud es actualmente el 14º en el ranking de la ATP.

Adiós en semifinales de dobles

Menos suerte tuvo el valenciano en el cuadro de dobles, ya que se le escapó el billete a la final al perder con al australiano Marc Polmans ante la pareja formada por el checo Roman Jevaby y el holandés Matwe Middelkoop por 6-3, 1-6 y 10-7. Todos sus esfuerzos estarán centrados así en ganar el que sería el primer gran título de su carrera en la ATP, en un torneo en el que eliminó a Roberto Bautista en octavos de final.