Solo hay una manera de imponerse al mercado y no tener que depender de sus leyes, que en esencia son la oferta y la demanda: si hay mucha oferta baja el precio, si hay mucha demanda sube el precio. Y si lo que hay es poco dinero, como ahora, los precios no suben pero se hacen muy pocas operaciones. Y la manera de imponerse al mercado es acudiendo a él con dinero. Ni mucho menos es el caso del Valencia CF, al contrario, acude a él casi tan limitado como en el de verano, si bien ahora tiene el margen a favor que dejó en el control financiero la venta de Geoffrey Kondogbia al Atlético de Madrid, que son cuatro millones de euros aproximadamente. Por lo tanto, a la hora de intentar reforzar el equipo, el mercado termina influyendo sobre los planteamientos iniciales del Valencia CF. En otras palabras, el conjunto de Mestalla ha pasado de tener como prioridad el fichaje de un defensa central y después un pivote defensivo, a priorizar en estos momentos un centrocampista, y que no sea necesariamente un pivote defensivo. Sobre el papel el club esperaba poder cerrar la cesión de un defensa ¡ de manera relativamente fácil, pero ha llegado el día once de enero y no ha sido así. El futbolista elegido para tal efecto era Ferro, central portugués del Benfica -o al menos era el primero de una lista en la que están también Leite y Rugani-, pero la operación no es tan sencilla. ¿Significa esto que Ferro está descartado? No, significa que antes era la prioridad y ahora no lo es.

El pasado viernes por la mañana hubo una nueva reunión telemática entre el presidente del club de Mestalla, Anil Murthy, y el máximo accionista, Peter Lim, y se le dio un nuevo golpe de timón a la planificación deportiva: la prioridad es un medio centro e incluso se valora la opción de destinar gran parte de la inversión económica de que se dispone en él. El presidente del Valencia CF y Miguel Ángel Corona, coordinador de la secretaría técnica, trabajan desde hace tiempo junto a los técnicos del club para reforzar el equipo con la intención de mejorarlo. El objetivo es traer futbolistas que sean útiles para Javi Gracia porque elevan el nivel actual de la plantilla, y valga como ejemplo el nombre del inglés Harry Winks, del Tottenham de Londres. Por decirlo de una manera gráfica, ese es el mercado en el que se está moviendo el Valencia CF porque en esos equipos puede encontrar futbolistas que mejoren el nivel. Harry Winks encaja a la perfección en ese sentido pero el equipo que entrena Mourinho pide dinero por su cesión y se trabaja en otras opciones. La reflexión interna en estos momentos, que además emana de las conversaciones que se han tenido con el entrenador, es que para fichar a dos futbolista que no mejoren lo que ya hay en plantilla, es mejorar oportunidades a los futbolistas jóvenes que están en la plantilla y que estos meses han dado un paso adelante en favor del colectivo como pueden ser el defensa Molina o el centrocampista Esquerdo. Eso, o destinar la inversión en una posición y esperar a los días finales de mercado.

Discurso de cantera

El planteamiento de Javi Gracia que asume el club es aplastante, si no le van a traer un jugador que mejor lo que tiene en plantilla, él prefiere poner a lo jóvenes. En ese sentido, el técnico navarro ya está más que adaptado a su nueva realidad y asume que tiene que tratar de sacar rendimiento a los futbolistas de que dispone. Además, adapta al planteamiento de cantera que tiene el Valencia CF, es decir, se buscan jugadores que den un salto cualitativo a la plantilla, y que sea el propio nivel del jugador el que justifique por su propio peso que llegara para quitarle oportunidades a los canteranos.

Por ello el Valencia CF busca en un mercado que se puede calificar de nivel, pero con unas dificultades tremendas, ya que el sueldo de los jugadores es alto y normalmente los clubes piden cobrar por la cesión mientras que el conjunto de Mestalla solo está dispuesto a pagar la ficha del jugador en cuestión. Así es como se intentó la cesión de Capoue el pasado verano y esas son las condiciones con las que se intenta los fichajes de jugadores como el mencionado Harry Winks del Tottenham, o el mexicano del Ajax de Amsterdam, Edson Álvarez. En caso de llegar este jugador ocuparía plaza de extranjero dado que no tiene el pasaporte comunitario pero hay que recordar que con la nacionalización de Gabriel Paulista el Valencia CF tiene solo dos extracomunitarios en la plantilla, el coreano Kang In Lee y el uruguayo Maxi Gómez.